Sensaciones en la cima... Teodoro Bustamante

montaña palentina

Cuenca de Tresabuela -Montaña de Polaciones -Cantabria

Escrito por sensacionesenlacima 19-05-2017 en montaña palentina. Comentarios (0)

 Cuenca de Tresabuela  

-Montaña de Polaciones -Cantabria.

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

“San martes”

16 de mayo de 2017

Recorrido circular.

Ruta hecha por iniciativa de Luis.

Punto de partida Tresabuela por el Vallejón las Cabanillas. Pasamos por el Prau Llosu y subimos a las laderas de Peña Labra, Pico Tres Mares y Fuente del Chivo. Regreso a Tresabuela.

Comimos en Lombraña en el Corral de Lombraña.  Muy bien.

Recorrido:  nivel medio.  16 km. 5 horas y media.

Montañeros:  Alberto, Otto, Luis, Teo H. Fernando y Teo Bus.

   “Sensaciones”

Es la cuenca de Tresabuela. Caminamos entre campos verdes con manchas de setales, camperas, bosques de hayas, abedules, tejos y acebos.

Hemos alcanzado altura y ahí está la pared vertical del Pico Peñalabra. En su base extrema se eleva el monolítico “Moai” labrado por la técnica natural del agua y el viento. Es un rostro gigante de piedra, es arte escultórico producto de la erosión, rostro viviente que vigila y trasmite magia y fantasía al valle de los purriegos.

Miles de acebos, drupas de intenso color rojo reluciente, huellas de oso, venados que saltan, pequeñas cascadas. De la montaña baja el arroyo y escuchas el golpeo sonoro del agua sobre la roca.

. Arriba Pico Tresmares, la Fuente del Chivo. Cruzamos terrenos engorrosos, no hay riesgo alguno y te vas recreando al contemplar la belleza de este estrecho valle cántabro.

La percepción de los sentidos hace vibrar los espacios, la luz y ocurre que, sobre la hierba verde de la ladera, con su cola de novia larga, con su figura sensual de formas caprichosas, aparece transformada la mujer hermosa de la que habla la leyenda. No es un vulgar vegetal, es la bella mujer que por la noche, toma vida y se desplaza cantando por la cuenca de Tresabuela.

Y regresamos al pueblo y la yeguada deja de pacer y juntos yeguas de pura raza, los caballos y los potros nos observan.

Hemos alcanzado altura y ahí está la pared vertical del Pico Peñalabra. En su base extrema se eleva el monolítico “Moai” labrado por la técnica natural del agua y el viento. Es un rostro gigante de piedra, es arte escultórico producto de la erosión, rostro viviente que vigila y trasmite magia y fantasía al valle de los purriegos.

La percepción de los sentidos hace vibrar los espacios, la luz y ocurre que, sobre la hierba verde de la ladera, con su cola de novia larga, con su figura sensual de formas caprichosas, aparece transformada la mujer hermosa de la que habla la leyenda. No es un vulgar vegetal, es la bella mujer que por la noche, toma vida y se desplaza cantando por la cuenca de Tresabuela.

 Huellas de oso, 

Cruzamos terrenos engorrosos, no hay riesgo alguno

Miles de acebos, drupas de intenso color rojo reluciente,

Y regresamos al pueblo y la yeguada deja de pacer y juntos yeguas de pura raza, los caballos y los potros nos observan.

 Arriba Pico Tresmares, la Fuente del Chivo

 Y te vas recreando al contemplar la belleza de este estrecho valle cántabro.

Venados que saltan, 

En lo alto un compañero, y a la izquierda de la roca otro "cara"


La majada vieja -Santibáñez de Resoba. -Montaña Palentina- Fuentes Carrionas.

Escrito por sensacionesenlacima 19-05-2017 en montaña palentina. Comentarios (0)

 La majada vieja -Santibáñez de Resoba.

   

-Montaña Palentina- Fuentes Carrionas.

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

“San martes”

9 de mayo de 2017

Recorrido circular.

Partimos del pueblo de Santibáñez de Resoba. Caminamos ascendiendo y dejando a la izquierda Peña Escrita. Dos caminos, tomamos el segundo a la derecha. Pasamos por los términos el Pendillo, por Valdelobedules y bajamos por el bosque a la Majada Vieja, donde hay un chozo, Cueva del Oso y regreso por el camino a Santibáñez. En esta zona, en una marcha anterior, dos amigos vieron al oso.

Recorrido:  nivel medio.  11 km.

Montañeros:  Alberto, Otto, Luis, y Teo.

 “Sensaciones”

En lo más alto de la ladera un enorme hombre de granítica cabezota está tumbado todo lo que es de largo, tal vez sea un niño que está descansando.

 Revives este idilio, te recreas con la naturaleza. Descubres lo que ya conoces, es naturaleza de robles, abedules, acebos… y te sientes en un reino, donde el oso es el rey de esta fauna de la montaña palentina.

El paraje es un rincón con encanto paisajístico, estupendo para el senderismo. Respiras un aire envidiablemente puro, no hay contaminación, sientes las sensaciones de libertad, escuchas el canto de los pájaros, compartes las vivencias con los amigos, oyes el crujir de las hojas caídas en esta discoteca de silencios.

  Y haces un descenso rápido, dinamico entre los alargados robles. Los perros que nos acompañan olfatean y corren tras los venados. Superas algunas dificultades, descubres pequeñas emociones que trasmite la montaña y te vas familiarizando con los nombres de sus términos, La hoya, La majada vieja, La cueva del oso, El Pendillo, Saruño…Santibáñez de Resoba

Un día estupendo, magnífico.

Y haces un descenso rápido entre los alargados robles

En lo más alto de la ladera un enorme hombre de granítica cabezota está tumbado todo lo que es de largo, tal vez sea un niño que está descansando. 

Los perros que nos acompañan olfatean y corren tras los venados. 

Superas algunas dificultades, descubres pequeñas emociones que trasmite la montaña

El paraje es un rincón con encanto paisajístico, estupendo para el senderismo. 

El día no estaba soleado.

Oyes el crujir de las hojas caídas en esta discoteca de silencios.

Iglesia de Santibáñez de Resoba, en un espléndido paisaje.


La Cuenca de Mollorente. -La gran desconocida- -Montaña Palentina- Valle de Pineda.

Escrito por sensacionesenlacima 17-04-2017 en montaña palentina. Comentarios (0)


La Cuenca de Mollorente.

 -La gran desconocida-

-Montaña Palentina- Valle de Pineda.

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

“San martes”

11 de abril de 2017

Recorrido:

  Con el todoterreno de Otto, por la pista de Resoba bajamos al valle de Pineda. Cruzamos el Río Carrión y dejamos el coche en Las Quintanas. Moncejones. Ascendemos por la senda, la abandonamos para seguir por veredas de escobas, a la izquierda dejamos las Lagunillas y llegamos a la Cuenca Mollorente y al Prado Lozano. Una cuenca fantástica.

 Regreso a Vidrieros donde comimos en el Restaurante el Molino.

Se puede ir desde Vidrieros, Valle de Pineda y pasar el refugio de los pescadores y ascender hasta la cuenca..

Recorrido dificultad media..  12 km.

Montañeros:  Alberto, Otto, Fernando, Teo Hernan y Teo Busta.

Ahí está el buitre de cabeza rapada, quieto, reposado, parece gozar de la felicidad  barriga llena.



“Sensaciones”

Ahí está el buitre de cabeza rapada, quieto, reposado, parece gozar de la felicidad  barriga llena.

Son bandadas, enormes  aves  que se encuentran en las proximidades del pueblo de Resoba y nos permiten satisfacer la curiosidad de observarlas de cerca.  Agrada contemplar a estas rapaces, carroñeras que cooperan en el equilibrio del ecosistema.

Atrás queda el maravilloso valle de Pineda, las claras aguas del río Carrión. Ascendemos por sendas que abandonamos, por brezos y escobas que nos crean pequeños problemas.

Estamos en lo más alto y satisface el contacto con la nieve de estas pequeñas montañas escarpadas. Encuentras un espectáculo visual fantástico, bello, es la Cuenca de Mollorente. Es un territorio que ninguno de nosotros habíamos pisado. 

Abajo en el cortado, un caprichoso rincón de pequeños lagos.



 Encuentras un espectáculo visual fantástico, bello, es la Cuenca de Mollorente. 

Es un territorio que ninguno de nosotros habíamos pisado.

La tranquilidad de observar el paisaje

Estamos en lo más alto y satisface el contacto con la nieve de estas pequeñas montañas escarpadas

Abajo en el cortado, un caprichoso rincón de pequeños lagos

Pequeño contacto con la nieve.

Cuenca Mollorente

Descendemos

 Abajo el maravilloso valle de Pineda

Ascendemos y bajamos por sendas que abandonamos, por brezos y escobas que nos crean pequeños problemas.

Valle de Pineda


Monte Higedo desde Riopanero-Montaña cántabra-burgalesa-

Escrito por sensacionesenlacima 31-03-2017 en montaña palentina. Comentarios (0)

Monte Higedo desde Riopanero

Iglesia rupestre de Santa María de Valverde

   

-Montaña cántabra-burgalesa-

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

“San martes”

28 de marzo de 2017

Recorrido:

  En coche vamos a la comarca de Valderredible que es donde se encuentra el Monte Higedo.

Pasamos por el pueblo de Polientes, Ruarrero y llegamos a Riopanero. De aquí partimos andando por una pista hasta llegar al aparcamiento de coches. (2,5 km) bajamos hasta la cabaña de la “Corva” y continuamos por el curso de rio Higedo que trascurre por un bosque de robles albar, hayas, acebos. Nuestra idea era llegar a la “Cabaña Hijedo” un palacete, pero desistimos porque se hacía tarde. Habíamos quedado a comer en el Restaurante la Olma de Polientes a las tres, Comimos muy bien.

De regreso visitamos la Iglesia rupestre de Santa María de Valverde.  Es única.

Recorrido fácil.  14 km.

Montañeros:  Alberto, Luis, Teo Hernan y Teo Busta.

Pequeña cascada. El agua cae, se precipita sobre la roca y escuchas un sonido mágico que te embelesa.

La iglesia de Santa María de Valverde, su hermosa espadaña, l

“Sensaciones”

 El robledal, un espectáculo. Sombras, rayos luminosos bajo sus ramas, cielo azul. Aquí está el río Higedo, sientes la vibración del sonido de sus aguas. Caminas por la senda que acompaña al río, vives una corta pero fascinante aventura.

Pequeña cascada. El agua cae, se precipita sobre la roca y escuchas un sonido mágico que te embelesa. La mente se recrea con este sencillo entretenimiento. Las imágenes quedan reflejadas en nuestra cámara.

Caminas a la orilla del cauce entre robles albar y hayas y sobre uno de ellos un jabalí con sus orejas izadas sestea. Cruzas el río y lo vuelves a cruzar y ves el agua rabiosa que golpea con violencia a la piedra. Gorgotea el agua, se convierte en espuma y busca desesperada su curso y lo encuentra. Zigzaguea y da vueltas y revueltas y sumisa corre hasta encontrar otra pequeña batalla que la enrabiete.

Y las aguas del río Higedo siguen bajando y las contemplas y escuchas su sonoridad. Es el mágico poder de este musical líquido, que agrada y que tal vez hayamos oído en otras ocasiones en otros arroyos, pero que siempre son diferentes y relajan como si fuera la primea vez,

Y atrás queda el robledal espectacular, las sombras, los rayos luminosos bajo sus ramas,

 Y nos acercamos a contemplar el arte rupestre de Valderredible. La iglesia de Santa María de Valverde, su hermosa espadaña, las tumbas excavadas en la roca. Una maravilla de arte rupestre.

La mente se recrea con este sencillo entretenimiento. Las imágenes quedan reflejadas en nuestra cámara

hayas y sobre uno de ellos un jabalí con sus orejas izadas, sestea.

Preciosa espadaña de la Iglesia rupestre de Santa María de Valverde

Y nos acercamos a contemplar el arte rupestre de Valderredible,. La han protegido con un tejado para evitar el agua.

Al principio el camino es ancho y agradable.

Y aparecen robles albar y  hayas

Ahí estaba, con su pelo alborotado, haciendo de puente.

Ves el agua rabiosa que golpea con violencia a la piedra. 

Es el mágico poder de este musical líquido

Gorgotea el agua, se convierte en espuma y busca desesperada su curso y lo encuentra.

Y atrás queda el robledal espectacular, las sombras, los rayos luminosos bajo sus ramas,


Celada de Roblecedo- Mirador del Aguila- Chozo de las Traviesas- 1.834 m. Montaña Palentina

Escrito por sensacionesenlacima 25-03-2017 en montaña palentina. Comentarios (0)

El Mirador de la Peña del Aguila

Chozo de las Traviesas 1.834 m.

Paseíto “paisanero".

 Palabro de nuestro amigo Manolo  

   

-Montaña palentina –

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

“San martes”

21 de marzo de 2017

Recorrido:

  Punto de partida, pueblo de Celada de Roblecedo. Queríamos subir a la Peña Tejedo,, guiaados por Otto, donde íbamos a tener unas vistas extraordinarias, pero la climatología y sobre todo la falta de visibilidad abortó nuestro proyecto. y ascendimos hasta el Chozo de las Traviesas 1.834 m. llamado también “El corpus”. Pasamos por minas pernianas abandonadas, bosques de robles de ensueño y sobre todo la belleza del mirador desde donde se contemplaba La Peña del Águila. Lo pasmos bien.

Incidencias:  Un menú de degustación en el Restaurante la Taba de San Salvador de Cantalamunda de infarto.

1. Fuente de cecina

2. Fuente de lentejas

3. Fuente de doradas

4. Fuente de pollo guisado

5. Fuente de lengua rebozada.

6. Postre tarta

7. Cafés y chupitos

Recorrido fácil.  11 km.

Montañeros:  Manolo, Alberto, Luis, Jesús, Otto y Teo.



   “Sensaciones”

 El pequeño pueblo de Celada de Roblecedo está integrado en la misma naturaleza de la montaña palentina. Desde él partimos. Bajo los paraguas de colores, ascendemos por un camino de suave pendiente.

Nos internarnos en el campo vibratorio del bosque centenario. Un chozo coqueto, quietud, misterio. Ahí está, el de los pelos asustadizo, el roble de los brazos largos. Observas y escuchas, oyes hablar a los robles en un lenguaje de silencio.

Hay olor a campo. Se va apagando la iluminación, y caminas bajo el cielo oscurecido por los abundantes copos de nieve que van cayendo, El suelo se va tiñendo de blanco.

No se cambia el plan por la climatología adversa. Un mirador. Es la Peña del Águila, con sus paredes, con muros, con farallones, con murallas de rocas. Hay una calma regeneradora de bienestar al contemplar este paisaje singular de gran belleza.



Ahí está, el de los pelos asustadizo, el roble de los brazos largos. 

Un mirador. Es la Peña del Águila, con sus paredes, con muros, con farallones, con murallas de rocas.

Nos internarnos en el campo vibratorio del bosque centenario

Un chozo coqueto, quietud, misterio. 

 Bajo los paraguas de colores, ascendemos por un camino de suave pendiente.

El suelo se va tiñendo de blanco.