Alto el Pando-Vidrieros -Valle de Pineda-Montaña Palentina

Escrito por sensacionesenlacima 18-12-2015 en montaña palentina. Comentarios (0)

Alto el Pando 2.027 m.

Vidrieros -Valle de Pineda

Montaña Palentina

(Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

El otro Blog


http://sensacionesenlacima1.blogspot.com.es/2015_12_01_archive.html


15 de diciembre de 2015

La ruta es sencilla y se inicia en el pueblo de Vidrieros. Tomamos el camino del Valle de Pineda. Caminamos dejando el río Carrión a la derecha, pasamos el refugio de los pescadores, y a un kilómetro tomamos una pista ancha que está a la izquierda. Comenzamos a ascender hasta llegar al Alto del Pando. Bajamos al refugio y por la pista hasta la Iglesia de Vidrieros. Se puede hacer a la inversa

Recorrimos 12 km.

Caminantes:  Manolo, Luis, Alberto, y Teo.

Es el Pico Espigüete, sientes que su energía vibra, que emerge su figura oscura con una fuerza interna, como si quisiera superar a las nubes y crear otro caos armónico en la montaña palentina


“Sensaciones”

 R Alto el Pando 2.027 m.

Vidrieros -Valle de Pineda

  Hemos alcanzado lo más alto del Alto el Pando y aparece ante nuestra presencia lejana, la enorme mole de piedra caliza empapada de cielo oscuro. De nuevo nos sorprende, es el Pico Espigüete, sientes que su energía vibra, que emerge su figura oscura con una fuerza interna, como si quisiera superar a las nubes y crear otro caos armónico en la montaña palentina.

  Y el cielo está hosco y apenas salen unos rayos de luz. Llovizna, lo esperábamos y nos protegemos con los chubasqueros. Ascendemos por un camino ancho y cómodo.  Manolo habla de las cárcavas, expresión que yo ignoro y que son pequeños surcos horizontales que se hacen sobre el suelo de la pista para protegerla cuando llueve. Y más adelante nos habla del canchorral, significado que yo desconozco y que son esos bloques de rocas sueltas en situación inestable y que se anda muy mal sobre ellas.

Es una marcha tranquila, relajante y nos dejamos sorprender por los simples encantos naturales; robles y abedules desnudos, el arrendajo con ese grito ronco de tono alarmante que provoca curiosidad y fascinación. Y choca encontrar en esta época otoñal de diciembre esa variedad de colores, verdes, marrones anaranjados, amarillos que aparecen a lo largo de la ladera. Difícil es imaginar la aparición de la paloma de piedra, es un interrogante, pero ahí está, al fondo sobre la ladera.

Al final un buen finito. Unas cervecitas, unos verdejos y a disfrutar de la buena gastronomía casera del “Restaurante el Molino” de Vidrieros y de una larga y amigable sobremesa. Y por la tarde aclaró.

 Y choca encontrar en esta época otoñal de diciembre esa variedad de colores, verdes, marrones anaranjados, amarillos que aparecen a lo largo de la ladera

Hemos alcanzado lo más alto del Alto el Pando y aparece ante nuestra presencia lejana, la enorme mole de piedra caliza empapada de cielo oscuro.  Es el Pico Espigüete

Pintura abstracta?


Difícil es imaginar la aparición de la paloma de piedra, es un interrogante, pero ahí está, al fondo sobre la ladera.



El Curavacas caido y la Iglesia de Vidrieros