Sensaciones en la cima... Teodoro Bustamante

Montaña palentina

Montaña Palentina y otras de Castilla y león y Cantabria. Sensaciones y experiencias en la montaña.

Pico Bistruey 2001 m, Desde el pueblo de Lores al pueblo de Cucayo. -Montaña palentina y la Vega de Liébana

Escrito por sensacionesenlacima 22-08-2016 en montaña palentina. Comentarios (0)


Pico Bistruey 2.001 m. o Astraya

Desde el pueblo de Lores al pueblo de Cucayo

 “Nuestra montaña palentina” y “la Vega de Liébana”

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

18 de agosto de 2016


  Llegamos en coches al pueblo de Lores -Montaña palentina-. Ascendemos por pistas forestales al Alto Velasco, Atrás queda “el chozo de piedras”, cruzamos bosques y pastizales, y sin mucha dificultad alcanzamos la cima del Pico Bistruey. Entorno privilegiado. La bajada es larguísima hasta llegar  a los molinos medievales de Dobres, al pueblo de Cucayo y Rio frío.  -Vega de la Liébana,  muy cerca Dobres, Cantabria-. Comimos en la Posada de Cucayo. Buen cocido lebaniego y exquisito servicio. Nos recogió un autobús. Descendimos por una carretera sinuosa, en principio, a velocidad de vértigo, y pasamos por los famosos túneles horadados en la roca. Potes, Piedrasluengas, Lores, Cervera.

Salvamos un desnivel de 1000 m.

Recorrimos 20 km.

Montañeros:  Manolo, Luis, Fernando, Jesús, Teo -parador-Eli, Dado, Cabugui, Javi, Juan. Alberto, y Busta.

                 

Hemos salido a la naturaleza para disfrutar de un paseo.

 

“Sensaciones”


Pico Bistruey 2.001 m. o Astraya

Desde el pueblo de Lores al pueblo de Cucayo

 “Nuestra montaña palentina” y “la Vega de Liébana”



Estamos en la cima del Bistruey. Abajo, un campo de niebla flotante sobre el valle, un entorno privilegiado, el paisaje espectacular. Picos de Europa: Tesorero, Torrecerredo. Montaña palentina: Curavacas, Espigüete. Es un espacio natural que trasmite energía, una fuerza física y mental reparadora.

Hemos salido a la naturaleza para disfrutar de un paseo. Es una ruta de una diversidad sin igual que trascurre por pistas forestales, por bosques, en pleno corazón de la montaña., Fuera el mundo digital, fuera la globalización, la montaña es nuestra y de quien quiera acompañarnos. No es un reto, es ocio, es un pequeño esfuerzo que se convierte en colores vivos, verdes, amarillos, marrones. Son sonidos agradables, sorprendentes. Es sombra y luz. Son suaves vertientes, y menos suaves, son bajadas largas donde aparecen hayas, robles, mostajos y abedules. Son helechos, hayucos, avellanas,  arándanos, es la araña que teje entre las ramas. Es un paisaje que está lleno de vida, vacas de raza en los pastizales, yeguas y caballos con sus potros, manadas de ciervas, son los invernales, las formas de las rocas que dan pie a tu imaginación, son los molinos medievales de Dobres, es el pueblo de Cucayo en un entorno natural con sus aguas de Río Frio.



Helechos

Avellanas

La niebla que parece golpear sobre la roca.

Es una ruta de una diversidad sin igual .

 Abajo, un campo de niebla flotante sobre el valle, un entorno privilegiado, el paisaje espectacular. 

Manada de ciervos

Algo se teje entre las ramas

Este pico, no es todavía, el Bistruey, es un precalentamiento. No sé si se llama el pico de la Miel, por lo que decía Alber.. Había muchos arándanos.

Estamos en la cima del Bistruey.

Esfuerzo que se convierte en colores vivos, verdes, amarillos, marrones.

 Yeguas y caballos con sus potros

Las formas de las rocas que dan pie a tu imaginación.

Es el pueblo de Cucayo en un entorno natural con sus aguas de Río Frio.

Cuando tu dominas a la niebla, es un espectáculo excepcional.

La roca que rompe la magia de la niebla.

Y había que tomar un orujito de Potes.

El pueblo de Cucayo

Nuestro amigo -Javi Gines -Vitoria- bajó a estos molinos medievales de Dobres y nos ha cedido estas curiosas e interesantes fotografías

Llama la atención  su estructura antigua.

El agua hace girar la turbina y así las ruedas de piedra muelen.

Muy interesante,el conjunto de muelas del molino y su engranaje


Peña Redonda 1.993 m. (Nuevo ascenso del año 2016) Montaña palentina

Escrito por sensacionesenlacima 11-08-2016 en montaña palentina. Comentarios (0)


Peña Redonda 1.993 m. (Nuevo ascenso del año 2016)

Traspeña de la Peña

 “Nuestra montaña palentina”

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

07 de agosto de 2016

 Todos los años en el primer domingo de agosto se asciende en romería a la Peña Redonda que se encuentra en la Montaña Palentina.

Hay varias rutas para llegar a la cima donde se encuentra una enorme cruz.

-Por San Martín de los Herreros (Bosques de hayedos y robledales)

-Por Villanueva de la Peña

-Por Traspeña de la Peña.

Esta última ruta es la que tomamos en esta ocasión, siendo la más cómoda y sencilla, con hitos y zigzagueando hasta la cima.

A nosotros la ruta que más nos gusta es la de San Martín de los Herreros.

Recorrido:  Ascenso 1 hora y media.

Caminantes:  Manolo, Luis, Eli, Javi, Alberto y Teo.


A continuación, en esta misma página reproducimos los ascensos que hemos hecho a la Peña en otros años, recordando a la Sra. Felisa. 

     

Homenaje recuerdo a nuestra querida y admirada Sra. Felisa -actualmnte tiene 93 años, cuando subió tenía 87 años.

        

“Sensaciones”“

Peña Redonda 1.993 m. (Nuevo ascenso del año 2016)

Traspeña de la Peña

 “Nuestra montaña palentina”



Vamos a resollarnos, y Manolo toma aire con fuerza, se desprende de la mochila, echa mano del bidón de agua, da un trago reparador y reanuda el ascenso con más intensidad y energía.

Mira abajo, encinas. Ya las veo abajo, no encima. A mí me gustan las navajas. Navajas enlatadas o afiladas. Da lo mismo, pues las dos cortan, las latas y las navajas. Chico, no me hagas lio. “encimas”, “abajo”, “navajas”. Yo sólo veo árboles encinas. Seamos sencillos, las encinas son árboles de la familia de las fagáceas. Mientras tanto, un señor de Traspeña, me gustaría saber su nombre, con sus ochenta años, nos hace el “sorpasso”, que sí, que nos sobrepasa. Bueno, es que sube todos los años. Hay jóvenes en el ascenso, hay padres con sus hijos, a lo largo de la senda zigzagueante.

Estamos en la cara norte de la cima de la Peña y un sonido metálico se extiende a lo largo de ella. La parte más alta del entramado de hierros de la enorme cruz es golpeada con virulencia por un enfurecido viento. Los anclajes resisten, son seguros, sólo es la vibración de su armazón. Por lo demás, la mayoría estamos resguardados en la cara sur.  

El día ha resultado fantástico. Gratas sorpresas. Nos vemos con las grandes montañeras Maripaz y Marisa. En la cima está Fernando que viene de Bilbao, un recuerdo para Ana que tal vez la habría gustado estar. Nos vemos con Wifredo dispuesto a obtener la foto de la gran familia “amigos de la Peña”.  y con Jose. Más abajo, nuestro amigo Froilán que ya se está acercando con báculo en mano, con el cayado que le ha prestado Wifredo. Y la simpática chica que se acercó a ver “el pozo de la nieve”.

Y dicen que hay que bajar. Zigzagueas, pasas entre las encinas y observas las piedras en forma de lancha, que el viento y el agua con su erosión las ha colocado en alineación a modo de “olas”. Es curioso contemplar “las olas de las piedras”.



Diversidad en el ascenso

Hay jóvenes en el ascenso, hay padres con sus hijos, a lo largo de la senda zigzagueante.

Mientras tanto, un señor de Traspeña, me gustaría saber su nombre, con sus ochenta años, nos hace el “sorpasso”, que sí, que nos sobrepasa.

Y la simpática chica que se acercó a ver “el pozo de la nieve”.

La parte árida de la Peña

Dos extraordinarias y excelentes montañeras.

Y nos esperaban en la cima

La parte más alta del entramado de hierros de la enorme cruz es golpeada con virulencia por un enfurecido viento. Los anclajes resisten, son seguros, sólo es la vibración de su armazón.

Los seis montañeros famosos.

El chico que vino de Bilbao, un recuerdo para Ana que tal vez la habría gustado estar

Encuentro de amigos

Más abajo, nuestro amigo Froilán que ya se está acercando con báculo en mano, con el cayado que le ha prestado Wifredo.

 y observas las piedras en forma de lancha, que el viento y el agua con su erosión las ha colocado en alineación a modo de “olas”. Es curioso contemplar “las olas de las piedras”.

Iglesia de Traspeña

La cruz de Traspeña Homenaje recuerdo a nuestra querida y admirada Sra. Felisa -actualmnte tiene 93 años, cuando subió tenía 87 años.

Esto decíamos el  1 /8/2010 en nuestro blog “sensacionesenlacima”

“La Sra. Felisa a sus 87 años alcanza la cumbre de la Peña Redonda. Observamos su último recorrido. De cuerpo menudo, un poco encorvada, paso enérgico, decidido,  un pequeño bastón en su mano derecha que apenas usa, pañoleta estampada sobre la cabeza, vestido bata verde claro, camisa verde alegre, de su hombro cae una bolsa amarilla con sus viandas, la visera colgada se balancea, pantalones azules, botas chirucas de montaña. Su aptitud es envidiable, sube, asciende, camina con su mirada puesta en el suelo, se incorpora, descansa. Ya está en la cima, firme, no está fatigada, la rodeamos, hay mucha gente, jóvenes, no tan jóvenes de los pueblos de la comarca, éramos multitud, nos interesamos de su experiencia, ella es muy comunicativa, diríamos dicharachera, habla y habla, la sacamos alguna foto, alardea de su vitalidad, ojos vivos, mirada de pilla, palabra de experiencia sabia. La escuchamos, la adulamos, se autoestima, se la ve con energía positiva, se siente alagada; dice, estos colores sonrosados de mi cara es fruto de un saludable buen vaso de vino en las comidas; tiene ilusión, se la ve activa, nos pregunta si habrá misa, la gusta ser escuchada. Felisa, la Sra. Felisa, la de Traspeña, la hermana de Martín, que ha subido por la senda del obispo a la Peña Redonda,

PEÑA REDONDA 1.996 M.

Montaña Palentina

30 Aniversario  año 2013

(Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante por pequeño que sea)

“Sensaciones en la cima”

4 de agosto 2013

· La travesía no es complicada, pero se requiere una pequeña  preparación de montaña, pues hay que salvar 1.000 m. de desnivel,  pero que poco a poco se obtiene el fruto, ya que la Sra Felisa de Traspeña con 87 años subió hace tres años.

Homenaje a nuestra querida y admirada Sra. Felisa

Esto decíamos el  1 /8/2010 en nuestro blog “sensacionesenlacima”

“La Sra. Felisa a sus 87 años alcanza la cumbre de la Peña Redonda. Observamos su último recorrido. De cuerpo menudo, un poco encorvada, paso enérgico, decidido,  un pequeño bastón en su mano derecha que apenas usa, pañoleta estampada sobre la cabeza, vestido bata verde claro, camisa verde alegre, de su hombro cae una bolsa amarilla con sus viandas, la visera colgada se balancea, pantalones azules, botas chirucas de montaña. Su aptitud es envidiable, sube, asciende, camina con su mirada puesta en el suelo, se incorpora, descansa. Ya está en la cima, firme, no está fatigada, la rodeamos, hay mucha gente, jóvenes, no tan jóvenes de los pueblos de la comarca, éramos multitud, nos interesamos de su experiencia, ella es muy comunicativa, diríamos dicharachera, habla y habla, la sacamos alguna foto, alardea de su vitalidad, ojos vivos, mirada de pilla, palabra de experiencia sabia. La escuchamos, la adulamos, se autoestima, se la ve con energía positiva, se siente alagada; dice, estos colores sonrosados de mi cara es fruto de un saludable buen vaso de vino en las comidas; tiene ilusión, se la ve activa, nos pregunta si habrá misa, la gusta ser escuchada. Felisa, la Sra. Felisa, la de Traspeña, la hermana de Martín, que ha subido por la senda del obispo a la Peña Redonda,”

· Desde San Martín 2 horas

Seis  montañeros.: Marichu, Carmen, Manolo, Tomás,  Teo H. Teo B.

CLUB DE PESCA Y MONTAÑA RIVERA-PISUERGA-CERVERA DE PISUERGA-

PEÑA REDONDA 1.996 M.

En cualquier rincón de la Montaña Palentina por el que caminas,  encuentras en lo más simple, la garantía de percibir “sensaciones” fantásticas y te sorprende  la  agradable información que recibes sin buscarla,

Andas,  charloteas con los compañeros  y en la exigencia de esfuerzo, cuando se empina la montaña, te refugias en el silencio.

Atrás ha quedado el pueblo de San Martín de los Herreros, la fuente colorada, la antigua mina de hierro, las camperas de la Braña. Atraviesas un paisaje salvaje de hayas cargado de abundantes hayucos. Hay hayas enormes, muy grandes de hasta ocho patas. Alcanzas el collado de los Llanos y observas el fruto rojo del amargoso y gracias a la sabiduría de la naturaleza que tiene Manolo, nos comenta, aparte de informarnos de otras muchas plantas, que es uno de los alimentos favoritos del oso.

Una ojeada a lo alto. Desde este ángulo, la peña muy “redonda”, es una bella obra tallada por la fuerza del agua y el viento.

Ya estamos en la cima celebrando el primer ascenso oficial a esta peña. Es un pretexto más, pues hemos venido más años. La condición atmosférica es fantástica. Un cielo azul intenso. Al fondo, sobre el valle, la niebla flota suspendida en diferentes formas, hace que fantaseemos y al estar baja, nos permite contemplar todas las cimas de la cordada de Fuentes Carrionas. Un vistazo a la cara sur, colores varios, verdes, ocres de los sembrados del valle de la Peña y un pequeño pantano en Recueva.

Wifredo convoca a todos para que nos coloquemos bajo la gran cruz, algunos encaramados por su entramado interior y saca la  foto oficial de los montañeros.