Sensaciones en la cima... Teodoro Bustamante

montaña palentina

Cordel de las Peñas de Verdeña- La Pernía- Montaña Palentina.

Escrito por sensacionesenlacima 27-01-2017 en montaña palentina. Comentarios (0)


Cordel de las Peñas de Verdeña.

Paseíto “paisanero".

Título de nuestro amigo Manolo 

   

-Montaña palentina -

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

“San martes”

24 de enero de 2017

Recorrido circular:

    Tomamos la pista que está junto a la “Planta embotelladora de agua de Lebanza “de San Salvador de Cantamuda.

Ascendemos al Alto Devasas y cresteamos hasta el “Oterillo”. Pasamos sobre las rocas de un fantástico y largo  " cordel" que desconocíamos. Disfrutamos de unas vistas maravillosas. Peña Labra, Peñavismo, Tres mares, Cuchillón ….

Pasamos La Espina, llegamos a la Peña Tremaya, Matacastillos y de nuevo la embotelladora de Lebanza. Y por supuesto a comer a “La venta Pepín”. Terrible.

Recorrimos 10 km.

Montañeros:  Manolo, Alberto, Jesús y Teo.

Que envidia, ascender a Peña Labra. Habrá que conformarse con contemplarla.

Un espectacular manto nivoso, una explosión del color blanco de la nieve provoca admiración.

Según ibas avanzando, más disfrutabas.

   

“Sensaciones”

 Con tus amigos y tu mochila caminas con la vista puesta en el “Cordel de las Peñas de Verdeña., Es un espacio familiar, cercano, a la vez desconocido.

Habíamos iniciado la marcha a un ritmo calmado, pero firme, disfrutando del paisaje, de la naturaleza, No hay prisas, ni competitividad, el tiempo no es importante para nosotros.

Avanzas y asciendes, coronas y alcanzas lo más alto del “Alto Devasas” y pasas a la pequeña cima del “Oterillo”, te recreas, trepas sin dificultad sobre las rocas a lo largo del cordel, encuentras pequeñas satisfacciones, percibes y sientes el contacto con la piedra, con la nieve en el horizonte. Estas pequeñas cumbres que pateamos parecen mágicas, llenas de secretos insignificantes que te sorprenden.

Frente a nosotros el cordal de Peñalabra, Tres Mares, Cuchillón… que en otras ocasiones hemos recorrido y disfrutado. Hoy día sin niebla, de cielo azul, parece que las tocas, que las tienes ahí, son montañas de postal. Un espectacular manto nivoso, una explosión del color blanco de la nieve provoca admiración. Vives con intensidad y observas que la nieve acentúa la belleza de estas cumbres, retienes este espectáculo visual en tu retina y fotografías esta fantasía real de la naturaleza para compartirla.

 Bajas por laderas, cruzas bosques llenos de vida, atrás ha quedado Peña Tremaya.

Había mucha nieve en el Pico Tresmares.

Percibes y sientes el contacto con la piedra, con la nieve en el horizonte. 

Estas pequeñas cumbres que pateamos parecen mágicas, llenas de secretos insignificantes que te sorprenden.

Trepas sin dificultad sobre las rocas a lo largo del cordel, encuentras pequeñas satisfacciones

Sobre las rocas de este atractivo "cordel"

Con tus amigos y tu mochila caminas con la vista puesta en el “Cordel de las Peñas de Verdeña., Es un espacio familiar, cercano, a la vez desconocido.

Al fondo, con su cara oscura, había uno que estaba sesteando.

Pisar sobre la roca  del cordel y avanzar era toda una satisfacción.

 Hoy día sin niebla, de cielo azul, parece que las tocas, que las tienes ahí, son montañas de postal

Peña Tremaya y el "chalecito" del cura.

Busca las tres caras ¿?

Vista de Peñalabra desde "La Venta Pepín"


Vaso del Pantano de Ruesga- Montaña palentina.

Escrito por sensacionesenlacima 13-01-2017 en montaña palentina. Comentarios (0)

Vaso del Pantano de Ruesga

Paseíto “paisanero".

Título de nuestro amigo Manolo 

   

-Montaña palentina -

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

“San martes”

10 de enero de 2017

Mi idea era no sacar la máquina de fotografiar en esta marcha, pero apareció la Wagyu, se presentó una fantástica variedad paisajística, la atractiva orilla desértica del pantano y no pude resistirme.

Recorrido circular:

  Partimos andando desde Cervera de Pisuerga. Primera referencia, la Iglesia de Nuestra Señora del Castillo. Subimos por el cementerio nuevo hasta el Parador. Cruzamos la carretera, Hoya de los lobos, Alto Ticiego y sin apenas bajar llegamos al aeródromo y desde aquí nos dirigimos al vaso del Pantano de Ruesga por Valdelacasa. Bordeamos la orilla del pantano ahora que está bajo por falta de lluvia y llegamos a Ruesga y Cervera.

Recorrimos 14 km.

Montañeros:  Manolo, Luis, Otto, y Teo.

Y te encuentras bien, disfrutas, caminas sobre la valleja de la playa, ves como deslumbra el reflejo del sol en el agua del pantano

La wagyu amamantando a su cría. Sorprenden estas vacas japonesas que ya son “paisaneras”.

Huellas de garduña ?

   “Sensaciones”

Huellas de garduña, depredadores cormoranes en su nuevo hábitat, buitres que sobrevuelan, Y en la ruta sorprende el encuentro con la wagyu que amamanta a su cría, con toda la vacada japonesa que ya son “paisaneras”.

Caminamos apartando ramas de los robles secos e invadimos el terreno resquebrajado de la orilla del embalse. La erosión de las aguas ha hecho que este territorio de la ribera, falto de agua, sea agreste. Que las piedras rodadas, y las rocas punzantes, sean molestas. Que la tierra que pisamos, parezca desmayada, de color triste y blanquecino. Sin embargo, estas pequeñas dificultades no son inconveniente. Y el espacio desértico, se reconvierte a nuestros ojos en una variedad paisajística encantada, de colores exóticos. Y te encuentras bien, disfrutas, caminas sobre la valleja de la playa, ves como deslumbra el reflejo del sol en el agua del pantano. Te fascina los atractivos y espléndidos bosques que te rodean y desde lo más alto, el gran parador, aparece grandioso, seductor, dominador del paisaje.

Y elevas estos espacios a la cima de tu mente, cierras los ojos y de inmediato los abres y aparece la realidad, bellos parajes de rincones con encanto.

Caminamos apartando ramas de los robles secos 

 Aparece la realidad, bellos parajes de rincones con encanto.

Que las piedras rodadas, y las rocas punzantes, sean molestas.

 Que la tierra que pisamos, parezca desmayada, de color triste y blanquecino. Sin embargo, estas pequeñas dificultades no son inconveniente.

Invadimos el terreno resquebrajado de la orilla del embalse. 

Caminas sobre la valleja de la playa, ves como deslumbra el reflejo del sol en el agua del pantano

La erosión de las aguas ha hecho que este territorio de la ribera, falto de agua, sea agreste.

Espléndidos bosques lo rodean 

Y desde lo más alto, el gran parador, aparece grandioso, seductor, dominador del paisaje.


Paseíto por los bosques de Lores-La Pernía- -Montaña palentina -

Escrito por sensacionesenlacima 30-12-2016 en montaña palentina. Comentarios (0)

Paseíto por los bosques de Lores-La Pernía-

-Montaña palentina -

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

“San martes”

27 de diciembre de 2016

Recorrido:

  Desde Cervera de Pisuerga nos dirigimos en coche hasta el pueblo de Lores, zona de la Pernía. Desde aquí caminamos relajados hasta “Pradales” un bosque fantástico de hayas. Continuamos hasta el bosque de Ocejo y ascendemos hasta el Chozo las Corderas.

Una marcha tranquila, por un buen camino y paseas entre abedules, acebos, hayas, robles, serbales.

Se necesita una pequeña preparación física y una gran ilusión por la montaña, por la naturaleza y por la excelente comida y sobremesa en la Posada Fuentes Carrionas de Camasobres.

Recorrimos 13 km.

Montañeros:  Manolo, Alberto, Luis, Eli, Queco. Otto, y Teo.

           

Bosque de Lores

Es un paseo fantástico

Iglesia de Lores



 “Sensaciones”


Muy buenas sensaciones, y para no cansar al lector en estos días navideños, lo voy a resumir en cuatro lineas.

        ___________________________________________________________________________________                                                                                                                                                                   

             ________________________________________________________________________________                                                                                                                                                              

                 ______________________________________________________________________________                                                                                                                                                          

                 ________________________________________________________________________________                                                                                                                                                          

Mientras observábamos las huellas del ciervo en el barro, un avión dejaba su estela en el cielo,

Atrás quedó el abeto, el acebo, las hayas, los robles, los colores del serbal.

Y en el silencio, hay placer al escuchar el golpeo del agua sobre la roca, al pisar las hojas secas, al contemplar la Peña Maldrigo. Y a todo esto, se une el busto del simio, el acróbata sobre el roble, la Peña de los Corderas, la convivencia del haya, el roble y el acebo, y que decir de los dos pardillos que están en lo alto , con sus ojos hundidos ,a la mira de nuestros pasos,

Estos son bosque, bosques fantásticos del pueblo de Lores. Esta es nuestra técnica de relajación, el contacto con la naturaleza.



Desde Lores, la peña Maldrigo.

Huellas de ciervo

Monumento, busto al simio de la Pernía.

Nos observaba como ascendíamos al Chozo de las Corderas.

Bosque de Ocejo

Acrobacias sobre el roble de Lores

Acrobacias sobre el roble de Lores

Los bosques de Lores

Acebo

Y de repente pasaba un avión bajo

No podía faltar el atractivo Serbal de los Cazadores

El abedul de Lores

La peña de las Corderas.


Caminando sobre la peña de las Corderas.

Curioso, conviven un haya, un roble y un acebo.

Que animal ves?

Nosotros un elefantito, un jabalí uf

Y estos dos pardillos ?  los dos pardillos que están en lo alto , con sus ojos hundidos ,a la mira de nuestros pasos,

Bonito acebo

Una bonita casa de Lores.


Peña Otero (Desde Rebanal de las Llantas) Colocación del Belén-Montaña palentina

Escrito por sensacionesenlacima 20-12-2016 en montaña palentina. Comentarios (0)

Peña Otero (Desde Rebanal de las Llantas) Colocación del Belén

-Montaña palentina -

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

Domingo, 18 de diciembre de 2016

Recorrido:

  Desde Cervera de Pisuerga nos dirigimos en coche hasta el pueblo de Rebanal de las Llantas. Desde aquí tomamos la pista que conduce al chozo de la Espina hasta llegar a la Peña Otero donde colocamos el Belén e hicimos fiesta navideña-

Día claro, vistas panorámicas espectaculares, el Pico Curavacas soberbio.

La marcha fue sencilla, nos acompañó la ilusión por la naturaleza y la buena camaradería de los montañeros.

Comer, comimos muy bien en el Hotel Rural casa María de Ruesga.

Recorrimos 10 km.

Montañeros: David, Tomás. Carlos, Maripaz, Marian, Mª Ángeles, Carlos, Verena, Julio, Cabugui, Pepe, Gelo, Marisa, Alberto Marichu y Carlitos, Raúl, Teo.

CLUB DE PESCA Y MONTAÑA RIVERA-PISUERGA-CERVERA DE PISUERGA-       

Recientes huellas del oso pardo

 “Sensaciones”

El rocío sobre la hierba, hayas, robles, las huellas del oso marcadas sobre el barro, el rojo serbal debilitado por el cercano invierno. Son pequeños valores de la naturaleza que vamos captando en éste sencillo y agradable paseo., Charlar amistosamente, disfrutar del entorno, redescubrir nuevos y atractivos rincones, es nuestro secreto de relajación como senderistas.

Hemos alcanzado la loma desde donde ya vemos el chozo de la Espina. No tenemos prisa, desde esta elevación, contemplamos con la mirada la línea de montañas, la luz blanca reflejada sobre el muro del Pico Curavacas, la nieve de la cima. El paisaje, enriquecido por el cielo azul, se nos presenta grandioso.

Maquinas y confabulas tus propias figuraciones y das por hecho que puedes cumplir sueños. Atrás ha quedado el “oso de piedra”, y en el horizonte, un mar de nieblas.

Ya hemos llegado a la Peña Otero y, en la ranura de la roca, se coloca con la máxima delicadeza el Belén. Es fiesta, dulces, turrones, burbujas de champagne, ruidoso concierto navideño.

El rocío del pueblo de Rebanal de las Llantas..

La mirada al Curavacas

Hemos alcanzado la loma desde donde ya vemos el chozo de la Espina.

Aplica el secreto de la relajación

Aprecia los pequeños valores de la naturaleza

Da valor a éste sencillo y agradable paseo.

La naturaleza, la montaña es su vida.

El ímpetu de la naturaleza le desborda

Enseña y protege el mundo del senderista.

Una mirada limpia

Redescubren nuevos y atractivos rincones

Dan por hecho que pueden cumplir sueños.

El rojo serbal debilitado por el cercano invierno.

El paisaje, enriquecido por el cielo azul, se nos presenta grandioso.

Atrás ha quedado el “oso de piedra”,

La luz blanca reflejada sobre el muro del Pico Curavacas, la nieve de la cima.

Queremos captar la esencia de la naturaleza

y en el horizonte, un mar de nieblas.

Ya hemos llegado a la Peña Otero y, en la ranura de la roca, se coloca con la máxima delicadeza el Belén. 

Quien es más niño?

La candidez de un niño bueno.

Siempre queremos alcanzar la cúspide

El regreso


“Monte Calar” “Las Mesucas” "El Pozo Merino" Bosques de Brañosera - Montaña Palentina-

Escrito por sensacionesenlacima 20-11-2016 en montaña palentina. Comentarios (0)

Un paseíto por……

 “Monte Calar” “Las Mesucas” "El Pozo Merino"

Bosques de Brañosera - Montaña Palentina-

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

15 de noviembre de 2016  

“San Martes”

Recorrido:

 Como siempre nos proponemos hacer una marcha tranquila y relajante.

Toda esta espléndida marcha y la información, se la debemos, y se lo agradecemos al que consideramos ya nuestro amigo “Luisfer” de Barruelo que nos llevó a estos bosques de fantasía, enseñándonos rincones de ensueño que desconocíamos. 

“Luisfer” es montañero, comunicador y “amante de la naturaleza”. Tiene un buen blog  http://montripero.blogspot.com  Le conocimos gracias a Queco que fue el contacto.

  La ruta se hizo circular.

 Salida de Brañosera, punto de partida término “La Aceña”. Tomamos el camino, pronto lo abandonamos para descubrir este verdadero paraíso natural. Nos metemos al mismo bosque para disfrutar del paisaje, mamarlo, pisarlo, verlo y tocarlo. Hayas, robles, abedules, serbales .Río Rubagón, Monte Calar, Chozo Cerezo, Las Mesucas “Chozu Prau el Toru” “El abuelo” que es un roble más que centenario, El Pozo Merino con su cascada y de aquí regresamos a la Aceña.

La marcha tal y como la hemos hecho no requiere gran preparación física.

Recorrimos 10 km.

Montañeros: Luisfer, Manolo, Alberto, Otto, Jesús, Queco y Teo.

“Sensaciones”

           Canta el arrendajo, el haya abraza a la roca, el montañero abraza al haya.

     Luisfer, nuestro guía y gurú, nos introduce hasta lo más íntimo del bosque y vas descubriendo un verdadero paraíso natural. Manchas de color de otoño, luz, tonalidades,  contrastes. Un paisaje salvaje controlado, una desordenada armonía con la que vibras y disfrutas. Son  los pequeños y grandes detalles de la naturaleza.

       La hoja del roble que no se doblega y perdura en la rama. El serbal  que se le han caído las hojas y sus abundantes racimos de pomos carnosos, brillantes, anaranjados, son balanceados por el  viento.  La roca pintada de verde chillón del musgo.

        Ascendemos a lo más alto y descendemos al valle. Seguimos explorando los rincones. El abedul de un azul lánguido, el haya fuerte que se asocia y se apodera con su brazo del haya débil. El tejo que se esconde

      El “chozu Prau el Toru” se apodera de la roca, es un chozo limpio y atractivo; sorprende que hasta se ha aprovechado una rueda de piedra de molino para una de sus paredes. 

      Y decían que era un roble, pero no, era un “ enorme gigante” con su cara y sus piernas largas.

       Contemplamos “Las Mesucas” que son rocas muy grandes y muy altas. y "el abuelo" que es un roble más que centenario.

     Y por otra parte hay quien dice que los abedules y los acebos se hermanan y si tienes suerte y buena disposición, les puedes ver caminar juntos por la noche.

       Es un privilegio contemplar el Pozo Merino, el verde de su agua, su cascada y el Pozo de la Aceña con su puente de madera.

     Esto es el  Calar, un bosque de ensueño, de hayas, robles, abedules, acebos, serbales, tejos, mostajos, avellanos. Esto es el río Rubagón  con sus vueltas, revueltas y cascadas.



 

Es un privilegio contemplar el Pozo Merino, el verde de su agua, su cascada

“Luisfer” es montañero, comunicador y “amante de la naturaleza”. Tiene un buen blog  http://montripero.blogspot.com  Queco fue el contacto.

  El haya abraza a la roca

  La naturaleza es sorprendente

Manchas de color de otoño, luz, tonalidades, sus contrastes.

 No hay prisa, se contempla, se habla

 

El río Rubagón  te cautiva con sus vueltas y revueltas y cascadas.

EL Calar es un bosque sorprendente

Colores

Acebos, abedules 

 El acebo

El haya fuerte que se asocia y se apodera con su brazo del haya débil, el tejo que se esconde. 

 El montañero abraza al haya.

Y por otra parte hay quien dice que los abedules y los acebos se hermanean y si tienes suerte y ganas les puedes ver caminar juntos por la noche.

 Al serbal que se le han caído las hojas y el viento balancea sus racimos de pomos brillantes, carnosos, anaranjados

El serbal 

 Un paisaje salvaje controlado, una desordenada armonía con la que vibras y disfrutas.

 Y seguíamos disfrutando.

“El abuelo” que es un roble más que centenario Y Queco se apartó.... 

“Las Mesucas” que son rocas muy grandes y muy altas.  

Un paisaje salvaje controlado, una desordenada armonía con la que vibras y disfrutas

Por supuesto que el desorden es el mio, con perdón.

La naturaleza nos sorprende con pequeños detalles. 

Y apareció el gigante, su cara, sus piernas largas. ¿ves su cara?

 Y el roble se retorcía

 El “chozu Prau el Toru” se apodera de la roca, es un chozo atractivo, sorprendente que hasta ha aprovechado una rueda de piedra de molino para su construcción,

 El Pozo de la Aceña con su puente de madera