Sensaciones en la cima... Teodoro Bustamante

montaña palentina

Título Fuente Cobre-Nacimiento del Río Pisuerga-Senda de Montaña-Montaña Palentina

Escrito por sensacionesenlacima 28-12-2015 en montaña palentina. Comentarios (0)



Fuente Cobre

Nacimiento del Río Pisuerga-Senda de Montaña

Montaña Palentina

 “Sensaciones en la cima”

22 de diciembre de 2015

 Senda de Montaña balizada. Es circular. Espacio natural protegido del Norte de Palencia.

Dificultad: Media

Esta ruta la iniciamos en Cervera de Pisuerga. Tomamos la carretera dirección Potes, pasamos San Salvador de Cantamuda y a unos dos kilómetros cogemos el desvío a nuestra derecha y llegamos hasta el aparcamiento que hay después de pasar Santa María de Redondo. La ruta está señalizada con balizas y se va ascendiendo suavemente entre robles, abedules, acebos y laderas, hasta llegar a la cueva donde nace el Río Pisuerga.

Hicimos 15 km. Ida y vuelta, pues la vuelta la hicimos un poco más larga por otros caminos alternativos.

Como siempre muy buena comida de degustación en el Restaurante La taba de San Salvador

Caminantes:  Manolo, Luis, Alberto, Otto, Keko, Jesús y Teo.

 

Los caballos paciendo en la pradera

  Frente a la gruta nos sacamos la foto de grupo y nuestro perro mastín, del que no sabemos su nombre, se pone ufano, se sienta y mira a la cámara


El blog nos permite meter solo unos segundos.

 “Sensaciones”

Fuente Cobre

Nacimiento del Río Pisuerga-Senda de Montaña

 Caminas, y sobre la tierra endurecida por la helada, aparecen huellas de pisadas del oso pardo. Es un área osera y no nos extraña. Las observamos y las miramos por curiosidad y nos preguntamos serán de una hembra o de un macho. Son los cinco dedos, son las uñas de sus patas o de sus manos las marcadas sobre la tierra. No nos inquieta esta “investigación”, al contrario, se agradece encontrar estas pequeñas sorpresas, al igual que ese arte impresionista en el hielo.

Ya desde el aparcamiento nos acompaña por la senda un perro mastín que a falta de pan comía pasas, trozos de peras y manzanas. No sabemos su nombre, es muy grande, de pelaje tupido marrón claro, noble, cariñoso, inteligente, manso. Guarda la fila, es silencioso y parece decir, dejadme ir con vosotros que no os voy a molestar. Y así fue, llegamos a la cueva del nacimiento del Pisuerga y a falta de pan comía pasas, trozos de peras y manzanas. Frente a la gruta nos sacamos la foto de grupo y nuestro perro mastín, del que no sabemos su nombre, se pone ufano, se sienta y mira a la cámara y parece decir: yo también quiero si me los permitís estar retratado con vosotros. Y ahí quedó inmortalizado nuestro mastín, cariñoso, noble, manso.

Y entramos a la enorme cueva donde nace el Río Pisuerga. Sorprende su bóveda, el eco, su agradable temperatura, el sonido del golpeo del agua.

Regresamos a través de un paisaje espectacular, una combinación de atractivas imágenes, pequeñas cascadas, robles, álamos, enormes acebos y encontramos “el muérdago” ese arbusto de ramas de color verde, con el fruto en forma de baya pequeña de color blanco, recogimos algunas ramas, ya que se les atribuye aparte de ornamentales, poderes mágicos, curativos.

Y desde lo más alto, al fondo, bajo un cielo azul, los picos y crestas de la montaña palentina, Peñalabra, Tresmares, Cuchillón y los picos de Europa. Pasamos muy cerca del “Ribero Pintado”, de los caballos paciendo en la pradera y regresamos al aparcamiento, allí quedó nuestro perro fiel del que no supimos su nombre.

Las Peñas del Moro

Caminas, y sobre la tierra endurecida por la helada, aparecen huellas de pisadas del oso pardo. Es un área osera y no nos extraña.

Atrás, el Pico Tresmares

Al igual que ese arte impresionista en el hielo.


Ya desde el aparcamiento nos acompaña por la senda un perro mastín que a falta de pan comía pasas, trozos de peras y manzanas



 Enormes acebos


 Es silencioso y parece decir, dejadme ir con vosotros que no os voy a molestar.


 Entramos a la enorme cueva donde nace el Río Pisuerga. Sorprende su bóveda, el eco, su agradable temperatura, el sonido del golpeo del agua


No sabemos su nombre, es muy grande, de pelaje tupido marrón claro, noble, cariñoso, inteligente, manso. Guarda la fila,


Regresamos a través de un paisaje espectacular, una combinación de atractivas imágenes,



Y desde lo más alto, al fondo, bajo un cielo azul, los picos y crestas de la montaña palentina




Encontramos “el muérdago” ese arbusto de ramas de color verde, con el fruto en forma de baya pequeña de color blanco, recogimos algunas ramas, ya que se les atribuye aparte de ornamentales, poderes mágicos, curativos.

Felices fiestas navideñas y un buen año 2016, salud


La Cirigüeña -Cervera de Pisuerga- Montaña palentina.

Escrito por sensacionesenlacima 27-12-2015 en montaña palentina. Comentarios (0)


La Cirigüeña


El éxito de poner en la montaña con tiempo lluvioso un nacimiento

Montaña Palentina

 “Sensaciones en la cima”

20 de diciembre de 2015

.

Una marcha sencilla.

La Cirigüeña es la montaña que está en Cervera de Pisuerga junto al Pico Almonga que mirando desde Cervera queda en la parte izquierda.

Iniciamos la marcha en grupo desde la plaza de Cervera acompañándonos simpáticos y alegres niños. Por la carretera llegamos al Molino de Valdesgares, cruzamos el río Rivera, la Cruz Roja, atravesamos un bosque de robles y ascendemos, a pesar de la lluvia, a “la cima” de La Cirigueña donde colocamos el nacimiento. Esta marcha siempre va acompañada de turrones, pastas, abundante cava etc. que disfrutamos en la bodega de nuestro amigo Gelo. Después almorzamos un estupendo cocido en Casa María de Ruesga.Aunque mojados, una marcha perfecta.

CLUB DE PESCA Y MONTAÑA RIVERA-PISUERGA-CERVERA DE PISUERGA-

Grupo de caminantes    21


La ilusión que teníamos en la salida de Cervera, donde 

contemplábamos en su plaza los soportales reflejados en el agua


 “Sensaciones”

La Cirigüeña

El éxito de poner en la montaña con tiempo lluvioso un nacimiento

 Las manos de la niña agarrotadas por el frío estático que trasmite el agua de la lluvia, la otra niña con su gorro de lana calado Las botas se hunden en las viejas hojas húmedas de los robles. El cielo desabrido sigue descargando una lluvia fina, constante, molesta y hace que nuestra marcha nos haga caminar en un silencio compartido. Pero todo esto, no es obstáculo para mantener el optimismo y la ilusión que teníamos en la salida de Cervera, donde contemplábamos en su plaza los soportales reflejados en el agua.

 Hemos llegado a “la cima” del coloso la Cirigüeña, fotos triunfales al esfuerzo, dejamos cuidadosamente “el belén” en una pequeña gruta; huelen a tierra las hojas caídas del bosque. Inhalas aire puro. Ya ha parado la lluvia y hay un efecto luminoso que el monte hasta ahora nos había negado. Nuestro regreso es victorioso y los niños corren; por fin se cumplió el deseo de que dejase de llover. Ya estamos en la bodega de Gelo. El chasquido de la lumbre de la chimenea, el turrón, chocolates, bombones, jamón, chorizo y muchas, muchas botellas de cava. Y por fin un apetitoso y seductor cocido en “Casa Maria” de Ruesga. Todo esto también es montaña.



Optimismo y la ilusión que teníamos en la salida de Cervera


Teníamos la esperanza de que iba a dejar de llover


Y el reflejo en el agua de la Casa de los Leones


Cruzamos sobre el río Rivera


Las botas se hunden en las viejas hojas húmedas de los robles.


Hay optimismo en el ascenso


El cielo desabrido sigue descargando una lluvia fina, constante, molesta 


Las manos de la niña agarrotadas por el frío estático que trasmite el agua de la lluvia, la otra niña con su gorro de lana calado 



La ilusión en la montaña nunca se pierde


Hemos llegado a “la cima” del coloso la Cirigüeña, fotos triunfales al esfuerzo,


Dejamos cuidadosamente “el belén” en una pequeña gruta; 

La Cirigüeña es la montaña que está en Cervera de Pisuerga junto al Pico Almonga que mirando desde Cervera queda en la parte izquierda.


Alto el Pando-Vidrieros -Valle de Pineda-Montaña Palentina

Escrito por sensacionesenlacima 18-12-2015 en montaña palentina. Comentarios (0)

Alto el Pando 2.027 m.

Vidrieros -Valle de Pineda

Montaña Palentina

(Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

El otro Blog


http://sensacionesenlacima1.blogspot.com.es/2015_12_01_archive.html


15 de diciembre de 2015

La ruta es sencilla y se inicia en el pueblo de Vidrieros. Tomamos el camino del Valle de Pineda. Caminamos dejando el río Carrión a la derecha, pasamos el refugio de los pescadores, y a un kilómetro tomamos una pista ancha que está a la izquierda. Comenzamos a ascender hasta llegar al Alto del Pando. Bajamos al refugio y por la pista hasta la Iglesia de Vidrieros. Se puede hacer a la inversa

Recorrimos 12 km.

Caminantes:  Manolo, Luis, Alberto, y Teo.

Es el Pico Espigüete, sientes que su energía vibra, que emerge su figura oscura con una fuerza interna, como si quisiera superar a las nubes y crear otro caos armónico en la montaña palentina


“Sensaciones”

 R Alto el Pando 2.027 m.

Vidrieros -Valle de Pineda

  Hemos alcanzado lo más alto del Alto el Pando y aparece ante nuestra presencia lejana, la enorme mole de piedra caliza empapada de cielo oscuro. De nuevo nos sorprende, es el Pico Espigüete, sientes que su energía vibra, que emerge su figura oscura con una fuerza interna, como si quisiera superar a las nubes y crear otro caos armónico en la montaña palentina.

  Y el cielo está hosco y apenas salen unos rayos de luz. Llovizna, lo esperábamos y nos protegemos con los chubasqueros. Ascendemos por un camino ancho y cómodo.  Manolo habla de las cárcavas, expresión que yo ignoro y que son pequeños surcos horizontales que se hacen sobre el suelo de la pista para protegerla cuando llueve. Y más adelante nos habla del canchorral, significado que yo desconozco y que son esos bloques de rocas sueltas en situación inestable y que se anda muy mal sobre ellas.

Es una marcha tranquila, relajante y nos dejamos sorprender por los simples encantos naturales; robles y abedules desnudos, el arrendajo con ese grito ronco de tono alarmante que provoca curiosidad y fascinación. Y choca encontrar en esta época otoñal de diciembre esa variedad de colores, verdes, marrones anaranjados, amarillos que aparecen a lo largo de la ladera. Difícil es imaginar la aparición de la paloma de piedra, es un interrogante, pero ahí está, al fondo sobre la ladera.

Al final un buen finito. Unas cervecitas, unos verdejos y a disfrutar de la buena gastronomía casera del “Restaurante el Molino” de Vidrieros y de una larga y amigable sobremesa. Y por la tarde aclaró.

 Y choca encontrar en esta época otoñal de diciembre esa variedad de colores, verdes, marrones anaranjados, amarillos que aparecen a lo largo de la ladera

Hemos alcanzado lo más alto del Alto el Pando y aparece ante nuestra presencia lejana, la enorme mole de piedra caliza empapada de cielo oscuro.  Es el Pico Espigüete

Pintura abstracta?


Difícil es imaginar la aparición de la paloma de piedra, es un interrogante, pero ahí está, al fondo sobre la ladera.



El Curavacas caido y la Iglesia de Vidrieros

Ruta del valle alto del Río Rudrón- Pueblo de Barrio Pañizares a Moradillo del Castillo (Burgos)

Escrito por sensacionesenlacima 04-12-2015 en montaña palentina. Comentarios (0)


Ruta del valle alto del Río Rudrón

Pueblo de Barrio Pañizares a Moradillo del Castillo (Burgos)

Montaña Palentina y tierras de Burgos

(Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

1 de diciembre de 2015

 La ruta es por la ribera del Río Rudrón y se regresa por la parte alta del cañón.

 Es larga, no tiene grandes dificultades. Han saneado y balizado la senda, pero hay algún paso que conlleva un pequeño apuro.

Salimos en coche desde Cervera, Aguilar, carretera dirección Burgos hasta Basconcillos del Tozo y aquí nos desviamos -4 km- a Barrio Pañizares. Iniciamos la ruta. Cascada la Coladera- estaba seca- Hoyos del Tozo, Ribera del Rudrón, Manantial La Fuentona, Molino de Rasgabragas, Cascada del Molino el Zurdo, Moradillo del Castillo. Regresamos por el mismo camino 3 Km y tomamos la senda que asciende al Mirador Natural, el pueblo de Ceniceros (ruinas), La Coracada, La Hoya y Barrio Pañizares y un buen cocido en el Restaurante Valentín.

Recorrimos 20 km.

Caminantes:  Manolo, Luis, Otto, Alberto, Jesús, Keko y Teo.

   Ahí, de frente y arriba, están “los gigantes de piedra” completamente iluminados y que bajaron del páramo y quedaron petrificados en las laderas sobre el cauce del Río Rudrón y que dan la bienvenida a todos los que pasan por sus dominios.

“Sensaciones”

Ruta del valle alto del Río Rudrón

Pueblo de Barrio Pañizares a Moradillo del Castillo (Burgos)

Sobre una colina, los muros de piedra de sillería de la Iglesia de Barrio Pañizares.

Desde aquí iniciamos la ruta por un sendero helado, con la escarcha en los campos y la cencellada blanca en el ramaje; las manos muy frías, heladas, -siete bajo cero- pero hay ilusión, se camina con ritmo y ya comenzamos a percibir, entre los sonidos y silencios, la belleza de este espacio paisajístico que teníamos tan cercano. Una lástima, no hemos tenido suerte con la cascada de “La coladera” de Hoyos del Tozo, pues no traía agua, ni contemplar los numerosos buitres que suelen estar arriba en las paredes rocosas.

Ya estamos en el curso alto del Río Rudrón, meandros, recodos, vueltas y revueltas, sus aguas serpentean entre álamos, sauces y la espesura de los ramajes. Es vegetación de bosque ribereño. Aparecen rápidos, manaderos como el de la Fuentona y pequeñas cascadas como la del Molino el Zurdo, atrás hemos dejado el molino abandonado de Rasgabragas y ya nos hemos acercado al pueblo colgado de Moradillo del Castillo y observamos el hielo cristalino que crece junto a una fuente. Abajo, el río Rudrón.

El paso del cañón no es muy profundo y caminamos por debajo de bloques de rocas. Ahí, de frente y arriba, están “los gigantes de piedra” completamente iluminados y que bajaron del páramo y quedaron petrificados en las laderas sobre el cauce del Río Rudrón y que dan la bienvenida a todos los que pasan por sus dominios.

Vamos regresando y ascendiendo por la senda que conduce al mirador Natural. Es un estímulo, una sensación gratificante toda su panorámica rocosa y de profundidad. Allí al fondo Peña Amaya. Pasamos por el pueblo en ruinas de Ceniceros, la Curacada, la Hoya, Barrio Pañizares.

Sobre una colina, los muros de piedra de sillería de la Iglesia de Barrio Pañizares.

Desde aquí iniciamos la ruta por un sendero helado, con la escarcha en los campos

Ni contemplar los numerosos buitres que suelen estar arriba en las paredes rocosas.

Ya estamos en el curso alto del Río Rudrón, meandros, recodos, vueltas y revueltas, sus aguas serpentean entre álamos, sauces y la espesura de los ramajes. Es vegetación de bosque ribereño.

Belleza de este espacio paisajístico que teníamos tan cercano.

Con la escarcha en los campos y la cencellada blanca en el ramaje

Algunos pequeños pasos un poco complicados.

Ya estamos en el curso alto del Río Rudrón, meandros, recodos, vueltas y revueltas, sus aguas serpentean entre álamos, sauces y la espesura de los ramajes. Es vegetación de bosque ribereño

El paso del cañón no es muy profundo y caminamos por debajo de bloques de rocas. Ahí, de frente y arriba, están “los gigantes de piedra” completamente iluminados y que bajaron del páramo y quedaron petrificados en las laderas sobre el cauce del Río Rudrón y que dan la bienvenida a todos los que pasan por sus dominios.

Pequeñas cascadas como la del Molino el Zurdo,

Observamos el hielo cristalino que crece junto a una fuente

Y yo veía  acercarse un elefante ¿?

Vamos regresando y ascendiendo por la senda que conduce al mirador Natural.

Allí al fondo Peña Amaya.

Y el hielo crece como las plantas.

Ya habíamos comenzado a comer el cocido del Restaurante Valentín. Muy rico


Senderismo y campo a través por las tierras de la “Peña” Redonda-Montaña Palentina –Fuentes Carrionas

Escrito por sensacionesenlacima 27-11-2015 en montaña palentina. Comentarios (0)


Mi otro blog: http://sensacionesenlacima1.blogspot.com.es/


Senderismo y campo a través por las tierras de la “Peña” Redonda

Pisón de Castrejón- Recueva de la Peña- Roscales de la Peña

Montaña Palentina –Fuentes Carrionas

(Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

14 de noviembre de 2015

Es ruta prácticamente llana.

Salimos en coche desde Cervera dirección al pueblo Pisón de Castrejón. Andando llegamos al embalse que está en fase de construcción de Recueva de la Peña, pueblo de Recueva, Roscales de la Peña, y regreso por el bosque a Pisón.

Recorrimos 18 km.

Caminantes:  Manolo, Luis, Otto, y Teo.

Iglesia de Recueva de la Peña

 Por el camino nos ha sorprendido gratamente ver en lo más alto, entre el aire y el viento, "el beso entrañable de la roca"; son dos bloques rocosos que se miran, se besan tiernamente entre pasión y afecto.

 Y muy cerca, una enorme huerta con manzanas abandonadas entre las ramas secas.

“Sensaciones”

Senderismo y campo a través por las tierras de la “Peña” Redonda

El terreno llano de estos pueblos de la “Peña” ocasiona pocas dificultades y aporta pequeñas satisfacciones, que para nosotros son grandes y colma nuestra curiosidad.

Atrás hemos dejado el friso gótico, su pantocrátor, las arquivoltas y la elegante espadaña de la singular Iglesia románica de Pisón de Castrejón.

Por el camino, nos ha sorprendido gratamente ver en lo más alto, entre el aire y el viento, “el beso entrañable de la roca”; son dos bloques rocosos que se miran, se tocan, se besan tiernamente entre pasión y afecto.

Ya estamos sobre el embalse que se está construyendo en el término de Recueva de la Peña. Es una transformación integral de este pequeño valle. De momento no hay muro de contención, aunque el vaso ya tiene agua; en la parte más elevada, un aliviadero y grandes cortes trasversales en la montaña; esperamos que sea para el buen fin, el regar las tierras de cultivo.

Hemos llegado al pueblo de Recueva; impresiona la torre cuadrangular de su iglesia con sus tres troneras en la parte frontal; y a las afueras del pueblo, llama la atención como se ha respetado el tradicional potro de herrar; y muy cerca, una enorme huerta con manzanas abandonadas entre las ramas secas.

 Nos acercamos a la iglesia de Roscales. Espadaña románica, portada gótica y tres arquivoltas de arcos ojivales.

Y por fin nuestro destino el que fue nuestra partida, el pueblo de Pisón; al fondo, la grandiosa Peña Redonda que nos vigila; “Peña” que para festejar a lo grande nuestro día lúdico, nos permite tomar un estupendo refrigerio en el teleclub del pueblo.

Iglesia Románica de Pisón de Castrejón


 Atrás hemos dejado el friso gótico, su pantocrátor, las arquivoltas y la elegante espadaña de la singular Iglesia románica de Pisón de Castrejón.

Lo que es el hambre, las vacas ni nos miran

 Por el camino nos ha sorprendido gratamente ver en lo más alto, entre el aire y el viento, "el beso entrañable de la roca"; son dos bloques rocosos que se miran, se besan tiernamente entre pasión y afecto.

Ya estamos sobre el embalse que se está construyendo en el término de Recueva de la Peña.

Es una transformación integral de este pequeño valle. De momento no hay muro de contención, aunque el vaso ya tiene agua; en la parte más elevada, un aliviadero y grandes cortes trasversales en la montaña

llama la atención como se ha respetado el tradicional potro de herrar;

Hemos llegado al pueblo de Recueva; impresiona la torre cuadrangular de su iglesia con sus tres troneras en la parte frontal;

 Nos acercamos a la iglesia de Roscales. Espadaña románica, portada gótica y tres arquivoltas de arcos ojivales.

Regresamos a Pisón por un bosque

Peña” que para festejar a lo grande nuestro día lúdico, nos permite tomar un estupendo refrigerio en el teleclub del pueblo.

Que gratificante es ver correr el agua.

 al fondo, la grandiosa Peña Redonda que nos vigila

La elegante espadaña de la singular Iglesia románica de Pisón de Castrejón.

Los andantes bajo las arquivoltas de la Iglesia de Pisón.