Sensaciones en la cima... Teodoro Bustamante

Montaña palentina

Montaña Palentina y otras de Castilla y león y Cantabria. Sensaciones y experiencias en la montaña.

“Monte Calar” “Las Mesucas” "El Pozo Merino" Bosques de Brañosera - Montaña Palentina-

Escrito por sensacionesenlacima 20-11-2016 en montaña palentina. Comentarios (0)

Un paseíto por……

 “Monte Calar” “Las Mesucas” "El Pozo Merino"

Bosques de Brañosera - Montaña Palentina-

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

15 de noviembre de 2016  

“San Martes”

Recorrido:

 Como siempre nos proponemos hacer una marcha tranquila y relajante.

Toda esta espléndida marcha y la información, se la debemos, y se lo agradecemos al que consideramos ya nuestro amigo “Luisfer” de Barruelo que nos llevó a estos bosques de fantasía, enseñándonos rincones de ensueño que desconocíamos. 

“Luisfer” es montañero, comunicador y “amante de la naturaleza”. Tiene un buen blog  http://montripero.blogspot.com  Le conocimos gracias a Queco que fue el contacto.

  La ruta se hizo circular.

 Salida de Brañosera, punto de partida término “La Aceña”. Tomamos el camino, pronto lo abandonamos para descubrir este verdadero paraíso natural. Nos metemos al mismo bosque para disfrutar del paisaje, mamarlo, pisarlo, verlo y tocarlo. Hayas, robles, abedules, serbales .Río Rubagón, Monte Calar, Chozo Cerezo, Las Mesucas “Chozu Prau el Toru” “El abuelo” que es un roble más que centenario, El Pozo Merino con su cascada y de aquí regresamos a la Aceña.

La marcha tal y como la hemos hecho no requiere gran preparación física.

Recorrimos 10 km.

Montañeros: Luisfer, Manolo, Alberto, Otto, Jesús, Queco y Teo.

“Sensaciones”

           Canta el arrendajo, el haya abraza a la roca, el montañero abraza al haya.

     Luisfer, nuestro guía y gurú, nos introduce hasta lo más íntimo del bosque y vas descubriendo un verdadero paraíso natural. Manchas de color de otoño, luz, tonalidades,  contrastes. Un paisaje salvaje controlado, una desordenada armonía con la que vibras y disfrutas. Son  los pequeños y grandes detalles de la naturaleza.

       La hoja del roble que no se doblega y perdura en la rama. El serbal  que se le han caído las hojas y sus abundantes racimos de pomos carnosos, brillantes, anaranjados, son balanceados por el  viento.  La roca pintada de verde chillón del musgo.

        Ascendemos a lo más alto y descendemos al valle. Seguimos explorando los rincones. El abedul de un azul lánguido, el haya fuerte que se asocia y se apodera con su brazo del haya débil. El tejo que se esconde

      El “chozu Prau el Toru” se apodera de la roca, es un chozo limpio y atractivo; sorprende que hasta se ha aprovechado una rueda de piedra de molino para una de sus paredes. 

      Y decían que era un roble, pero no, era un “ enorme gigante” con su cara y sus piernas largas.

       Contemplamos “Las Mesucas” que son rocas muy grandes y muy altas. y "el abuelo" que es un roble más que centenario.

     Y por otra parte hay quien dice que los abedules y los acebos se hermanan y si tienes suerte y buena disposición, les puedes ver caminar juntos por la noche.

       Es un privilegio contemplar el Pozo Merino, el verde de su agua, su cascada y el Pozo de la Aceña con su puente de madera.

     Esto es el  Calar, un bosque de ensueño, de hayas, robles, abedules, acebos, serbales, tejos, mostajos, avellanos. Esto es el río Rubagón  con sus vueltas, revueltas y cascadas.



 

Es un privilegio contemplar el Pozo Merino, el verde de su agua, su cascada

“Luisfer” es montañero, comunicador y “amante de la naturaleza”. Tiene un buen blog  http://montripero.blogspot.com  Queco fue el contacto.

  El haya abraza a la roca

  La naturaleza es sorprendente

Manchas de color de otoño, luz, tonalidades, sus contrastes.

 No hay prisa, se contempla, se habla

 

El río Rubagón  te cautiva con sus vueltas y revueltas y cascadas.

EL Calar es un bosque sorprendente

Colores

Acebos, abedules 

 El acebo

El haya fuerte que se asocia y se apodera con su brazo del haya débil, el tejo que se esconde. 

 El montañero abraza al haya.

Y por otra parte hay quien dice que los abedules y los acebos se hermanean y si tienes suerte y ganas les puedes ver caminar juntos por la noche.

 Al serbal que se le han caído las hojas y el viento balancea sus racimos de pomos brillantes, carnosos, anaranjados

El serbal 

 Un paisaje salvaje controlado, una desordenada armonía con la que vibras y disfrutas.

 Y seguíamos disfrutando.

“El abuelo” que es un roble más que centenario Y Queco se apartó.... 

“Las Mesucas” que son rocas muy grandes y muy altas.  

Un paisaje salvaje controlado, una desordenada armonía con la que vibras y disfrutas

Por supuesto que el desorden es el mio, con perdón.

La naturaleza nos sorprende con pequeños detalles. 

Y apareció el gigante, su cara, sus piernas largas. ¿ves su cara?

 Y el roble se retorcía

 El “chozu Prau el Toru” se apodera de la roca, es un chozo atractivo, sorprendente que hasta ha aprovechado una rueda de piedra de molino para su construcción,

 El Pozo de la Aceña con su puente de madera


Un paseíto por…… -El “Monte Ejido” “Cantabria y provincia de Burgos”

Escrito por sensacionesenlacima 06-11-2016 en montaña palentina. Comentarios (0)

Un paseíto por……

-El “Monte Ejido”

“Cantabria y provincia de Burgos”

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

03 de noviembre de 2016

Recorrido:

  Nos proponemos hacer una marcha tranquila y relajante.

  En coche, por los Carabeos, hasta el Santuario de Montesclaros. Desde aquí iniciamos la marcha con vistas a la ribera del Río Ebro hasta llegar a Aldea de Ebro. Sorprende este pueblecito que forma la comunidad de los “Riconchos” y está declarado “bien de interés cultural” con tres iglesias extraordinarias. A continuación, dirección al pueblecito de Mediadoro, andamos hasta encontrar la zona más alta y contemplar la Cabaña de Ejido “palacete” y el pantano de Arija. Regresamos por Malataja y cruzamos un bosque y un poco desorientados alcanzamos la ribera del Ebro hasta llegar a Aldea de Ebro.

La marcha  requiere preparación física por la acumulación de kilómetros.

Recorrimos 21 km. y los que fueron a por los coches a Montesclaros 25 Km.

Montañeros:  Manolo, Alberto, Otto, Luis. Jesús, y Teo.

           

Sorprende los templos, los monumentos de los pueblos, la fuerza de sus piedras, de sus muros, de su espadaña -Aldea de Ebro-


“Sensaciones”


 Falta humedad, falta el color vivo del espectro cromático de otros otoños.

 La hoja seca se rinde. cae al suelo empujada por el viento. 

En la falda de la montaña, el roble albar con su corteza grisácea, el haya con hojas de colores ocres, verdes otoñales. Abedules, tejos, matorrales y pastizales. Es un monte grandioso para “perderte”

Arriba, en lo más alto, rocas erosionadas de formas caprichosas enviadas por el cielo.

Sorprende los templos, los monumentos de los pueblos, la fuerza de sus piedras, de sus muros, de su espadaña. Pueblos ignorados, escondidos Mediadero, Bustidoño, Malataja, Aldea de Ebro.





Santuario de Montesclaros.

Abedules, tejos, matorrales y pastizales.

Colores otoñales a pesar de la falta de lluvia

Río Ebro

Se observa el paisaje

Aldea de Ebro ¿?

La diversidad de su flora.


Aldea de Ebro


Otoño

Y había perucos.


Hayas otoñales


Serbal

Malataja

El haya con hojas de colores ocres, verdes otoñales.


-Collado del Hitón-Collado de Escajos, “La Turbera”- Collada de los Menhires. (Valle de Polaciones)

Escrito por sensacionesenlacima 08-10-2016 en montaña palentina. Comentarios (0)

Un paseíto por……

-Collado del Hitón-Collado de Escajos, “La Turbera”- Collada de los Menhires. (Valle de Polaciones)


Comarca de Polaciones -Cantabria-

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

4 de octubre de 2016

Recorrido:

  Nuestra ilusión era ascender al “Cueto de la Concilla”, 1.922 m., pero tuvimos que abortar la idea, ya habíamos quedado a las tres para comer en el Restaurante de La Laguna, que por cierto nos sirvió un menú estupendo. Otro día habrá que subir al Cueto.

La marcha la iniciamos desde Puente Pumar, pueblo de Polaciones . Tomamos la Senda de Nansa, Camino Real. Nos equivocamos de camino y ascendimos a campo a través. Llegamos a la Turbera, de aquí, al Puerto de los Sejos, Collado del Hitón, Collado de Escajos, Corral de los Menhires y durante siete kilómetros bajamos hasta Puente Pumar.

Hay que tener una pequeña preparación física, pues hay  subidas y bajadas largas. tener una gran ilusión por la montaña, por la naturaleza y reponerse con un buen menú.

Recorrimos 17 km. en cinco horas.

Montañeros:  Manolo, Luis, Alberto, Otto, Teo parador y Teo.

         

 Sobre todo, contemplas y admiras el acebo. las bayas de color rojo brillante, el borde espinoso de verde intenso de sus hojas

Se abrazan, se besan y se dan otro beso y de testigo, la turba oscura entre las rocas blancas.


 “Sensaciones”


El Valle de Polaciones, encandila, atrapa, la diversidad de su espacio natural sorprende, su entorno fascina.

Caminas y asciendes por senderos, alcanzas alturas a través de la maleza, cruzas bosques de hayedos y abedules, y, sobre todo, contemplas y admiras el acebo. las bayas de color rojo brillante, el borde espinoso de verde intenso de sus hojas.

Vas ascendiendo, a lo lejos observas un fantástico paisaje de montañas, cerca encuentras elevaciones de piedras de diversas formas, se abrazan, se besan y se dan otro beso y de testigo, la turba oscura entre las rocas blancas.

Una ruidosa desbrozadora limpia la maleza de la ladera. Ya te encuentras en los Puertos de Sejos, en el Collado del Hitón y ves esa prehistórica piedra en bruto hincada verticalmente en el suelo, piensas qué les inspiraron el alzamiento de estos menhires, de estos monumentos megalíticos funerarios tumbados sobre el suelo en el "corral de los menhires".

Ha cambiado el paisaje,  ahora caminamos por alfombradas y verdes praderas donde pastan tranquilamente los caballos y las vacas. Vamos descendiendo y descendiendo, ahí están las casonas de los Coroneles del pueblo Puente Pumar.




Las casonas de Puente Pumar

Iniciamos la marcha en Puente Pumar

Y vas alcanzando altura y a lo lejos ves un paisaje de montañas

Alcanzas alturas a través de la maleza, 

Y seguimos ascendiendo hasta el "corral de los Menhires"

La diversidad de su espacio natural sorprende, su entorno fascina.

Un alto en el camino.

Alguien dijo el nombre de la seta, pero....

Y cerca encuentras elevaciones de piedras de diversas formas,

Sobre la turba la imagen de la piedra

Se abrazan, se besan y se dan otro beso.

Diferentes formas de las rocas

Ves esa prehistórica piedra en bruto hincada verticalmente en el suelo 

Ha cambiado el paisaje, y ahora caminamos por alfombradas y verdes praderas donde pastan tranquilamente los caballos y las vacas.

La vaca se complementa con el paisaje.

EL "corral del los menhires" en espera de que les coloquen en su lugar primitivo.

El chico ante el monumento megalítico caído

El "corral de los menhires"



Puerto Piedrasluengas-Camino los rojos-Peña Brez-Avellanedo-Cueva-Venta Pepín.

Escrito por sensacionesenlacima 28-09-2016 en montaña palentina. Comentarios (0)

Un paseíto por …

Puerto Piedrasluengas-Camino los rojos-Peña Brez-Avellanedo-Cueva-Venta Pepín.

-Montaña palentina – Comarca de la Liébana

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

20 de septiembre de 2016

Recorrido:

  Cervera de Pisuerga, Partimos andando desde el Puerto de Piedraluengas Camino los Rojos, Peña Brez, Pueblo de Avellanedo, Pueblo Cueva y Venta Pepín.

Preparación física, pues hay unas subidas y bajadas muy pronunciadas, con canto rodado. Hay que tener una gran ilusión por la montaña, por la naturaleza y reponerse con un buen cocido montañés.

Recorrimos 19 km.

Montañeros:  Manolo, Fernando, Luis, Dado, Otto, Teo parador y Teo.


Una impetuosa cascada de niebla inunda el valle.


 “Sensaciones”


Una impetuosa cascada de niebla inunda el valle, un camino sembrado de hojas secas, los colores del fruto de los nísperos y los racimos de las vistosos pomos de los serbales, los robles y el haya, el canto de los pájaros y una luz mágica llena de secretos nos acompaña. Y quieres creer ver,  porque Luis lo insinúa, la figura del oso entre la niebla.

Este sorprendente espacio natural invita a disfrutar y aunque todavía no ha estallado en su plenitud los tonos otoñales, sin darte cuenta, te sientes atrapado por la belleza del paisaje.

Quería ser un sencillo y relajado paseo bajo las sombras de los árboles, pero llegar al pueblo cántabro de Avellanedo, es bajar por unas inclinadísimas pendientes de un largo camino pedregoso. Contemplas a lo lejos el Pico Bistruey, la Peña Cigal, Los Cuérneses y el paso del arroyo del Bullón. Ir al pueblo cántabro de Cueva y ascender a la Venta Pepín, es sufrir un calor infernal por el sobreesfuerzo de andar y progresar por ese tortuoso camino pindio, que al final se justifica al alcanzar nuestro objetivo, la fantástica comida casera del Restaurante Venta Pepín.




un camino sembrado de hojas secas, 

los racimos de las vistosos pomos de los serbales

Y quieres creer ver,  porque Luis lo insinúa, la figura del oso entre la niebla.

Este sorprendente espacio natural invita a disfrutar y aunque todavía no ha estallado en su plenitud los tonos otoñales

sin darte cuenta, te sientes atrapado por la belleza del paisaje.

Y querían dar un azotito. ¿?

Perdido en el bosque

Nubes colgantes sobre Avellanedo

Pico Bistruey y Peña Cigal

Pueblo de Avellanedo

Iglesia de Avellanedo

Entrada de una casa de Avellanedo

Qué hacían estos tres árboles en medio del bosque ?

Igleisia del pueblo de Cueva

Detalle, araña

Sobre el arroyo Bullón

Foto de Otto.

Puente sobre el arroyo Bullón, "Rio Bullón"


Paseo a Milares- Resoba - para ver "la berrea"

27/09/2016

Algunas fotos:

Al fondo Peña Redonda

Observación

Dos machos a los que vimos luchar.

Al fondo el pantano de Ruesga


Peña Prieta Norte por Pineda-Tres provincias-El Infierno (Montaña Palentina y Cántabra)

Escrito por sensacionesenlacima 09-09-2016 en montaña palentina. Comentarios (0)


 Norte 2.539 m (Por Pineda) 


Tres Provincias 2.497 m.

 Pico el Infierno 2537 m. (La Peña Prieta palentina)

-Montaña palentina  y Cántabra-

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

06 de septiembre de 2016



Recorrido:

  Cervera de Pisuerga, Resoba de Santibáñez. En principio,. recorrido en dos todoterrenos – de Otto y Luis- al Valle de Pineda. Cruzamos el rio Arauz, Correcaballos (donde está el chozo de Vicente 90 años amigo de Otto, al que visitamos) Campera de Vega los Cantos, Matapiojos, ya andando al alto de los Puertos de Riofrío. Alto Altares chozo del Portillo y cogimos la senda como cuando se viene de San Glorio, cresteamos por los Altos del Cubil de Can, Tres Provincias, Peña Prieta, Pico el Infierno y bajamos por la pedrera a la Laguna de Fuentes Carrionas donde comimos y hubo siesta.

Bueno, el detalle del recorrido, sus nombres pueden estar alguno erróneo, uf, no soy experto.

Es una marcha para tener una pequeña preparación física y una gran ilusión por la montaña, por la naturaleza.

Recorrimos 19 km.

Montañeros:  Manolo, Fernando, Alberto, Luis, Guillermo, Otto, Jesús y Teo.



Ahí está la imponente cara norte de Peña Prieta. Sobrecoge el color oscuro de su roca, los conglomerados, y admiras desde la distancia a esta maravilla de montaña.

Son las cimas del silencio que te permiten percibir, sentir, contemplar y emocionar. 

 Y allí estaba la imagen verde del galgo con sus estiradas patas traseras y delanteras 




 “Sensaciones”



Peña Prieta Norte 2.539 m (Por Pineda) Tres Provincias 2.497 m.

 Pico el Infierno 2537 m. (La Peña Prieta palentina)

-Montaña palentina y Cántabra –


Peña Prieta, Tres Provincias, el Pico El Infierno son montañas que ocultan fantásticos secretos y que vas descubriendo poco a poco. Son las cimas del silencio que te permiten percibir, sentir, contemplar y emocionar. Es algo salvaje, que a la vez que inquieta, trasmite bienestar. Son los techos de este espacio natural compartido con la Vega de Liébana y Fuentes Carrionas y está reservado para esos privilegiados que tienen la osadía de ascenderles.

Recorres vegas extensas del Valle de Pineda, disfrutas del golpeo del agua glaciar del Rio Carrión y el Arauz. En la Vega de Correcaballos, visitas al simpático y amigo Vicente, que con sus noventa años. comparte sus abundantes conocimientos de la montaña. Pasas el “estrecho”, La Vega de los Cantos. A lo lejos y arriba contemplas los escalones del Ves, atractivas cascadas en invierno. Superas repechos, alanzas puertos y ahí está la imponente cara norte de Peña Prieta. Sobrecoge el color oscuro de su roca, los conglomerados, y admiras desde la distancia a esta maravilla de montaña. Ahora sí, con más ilusión, salvas ásperos pedregales, trepas por un montón de piedras. El sol brilla, calienta, pero una corriente de aire puro, lo refrigera, lo contrarresta.

Contemplas al ave carroñera, los buitres volando entre los picos. Murallas de rocas, farallones.  Y ves el curso de la naturaleza, como parte de la montaña se desmorona en un entorno hostil y desolado. Las vacas que sestean y los pastizales amarillentos por la sequedad del verano. Ya nos decía Vicente, si llueve y tiene que llover, esto se convierte en un vergel para el ganado.

No hay asfalto, ni móvil, ni noticias. Has dejado la cima y haces un descenso por la pindia pedrera a la Laguna glaciar de Fuentes Carrionas. Te refrescas en sus aguas, comes a la orilla del lago superior, y en el lago inferior asistes al nacimiento de Río Carrión.

Y caminas de regreso y Manolo encuentra las rocas hueveras y más adelante la roca con sus huevos. Y en el suelo del sendero falta el triangulito de piedra y el triangulito desaparecido apareció más adelante escondido entre numerosas piedras. Y allí estaba la imagen verde del galgo con sus estiradas patas traseras y delanteras y la imagen del oso panda que desde la pared no nos quita ojo.  Y vimos en el cielo a unos que se besaban y cómo la imagen de la viejita les observa con nostalgia.

Eran las ocho de la mañana en la gasolinera de Cervera, son las nueve de la noche cuando llegamos a nuestro refugio cervecero, el del digestónico de la “cascarita” en Cervera. Y hubo celebración, Fernando cumplía cuarenta años…



                                            Iniciamos el camino por el Valle de Pineda

 Habíamos cruzado con el todoterreno  el río Arauz en el Valle de Pineda, ahora pasamos Riofrío. ¿?

                                               Y se pregunta, allí tenemos que subir ?

                  Fantástica Peña Prieta

Si, aquí haya que subir, a Peña Prieta.

 Muy original el chozo

Cada vez que la miramos, nos entusiama su piedra oscura, su majestuosidad

Un precioso paisaje, al fondo Picos de Europa

Ya nos vamos acercando

Peña Altares

Esta es la senda que cogen también los que vienen de San Glorio para subir a Peña Prieta.

Valles fantásticos

Altos del Cubil de Can

Pequeña contemplación del paisaje

Poco a poco vamos cogiendo altura

Hay algún momento que hay que esforzarse un poco más y trepas entre las rocas.

Ya se pasó la pequeña dificultad de la roca.

Ahora sí, con más ilusión, salvas ásperos pedregales, trepas por un montón de piedras

A crestear por las alturas.

Este sendero de piedras es cómodo.

La Ahujas  de Cardaño

Y en el suelo del sendero falta el triangulito de piedra y el triangulito desaparecido apareció más adelante escondido entre numerosas piedras.

Por fín encontramos el triangulito

Lago Peña Prieta

Cima de Tres Provincias  2.497m

Descendemos de Tres Provincias, huyendo  de las hormigas voladoras.

Hay que subir a Peña Prieta

Alguna parada

Maravilloso paisaje, acercándonos a Peña Prieta

Y en la cima, había un chico del athletic de bilbao

Al fondo  la Laguna de Peña Prieta

Y como cresteaba para ir ¡ al Infierno !

Y no había fuego en la cima del Infierno

Detalle original de una roca

Se bajó al Lago Fuentes Carrionas por la pedrera

Habíamos comido y se habló algo de la costumbre española, pero la sombra?

Aguas del Lago de Fuentes Carrionas.

Y había un oso panda vigilándonos ¿?

Nacimiento del Río Carrión

Y había también un galgo con sus patas delanteras y traseras estiradas  ¿?

Pues parecía original la piedrecita

Manolo decía que era una huevera ¿?

Encontramos los huevos más adelante  ¿?

Y  mientras tanto ellos se besaban  había amor o tal vez afecto  ¿?

Cuidado, que la viejecita les  está observando  ¿?

En el chozo de Vicente.

El famoso Vicente de 90 años amigo de Otto y de todos los que quieren acercarse.