Sensaciones en la cima... Teodoro Bustamante

Cuenca de Tresabuela -Montaña de Polaciones -Cantabria

 Cuenca de Tresabuela  

-Montaña de Polaciones -Cantabria.

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

“San martes”

16 de mayo de 2017

Recorrido circular.

Ruta hecha por iniciativa de Luis.

Punto de partida Tresabuela por el Vallejón las Cabanillas. Pasamos por el Prau Llosu y subimos a las laderas de Peña Labra, Pico Tres Mares y Fuente del Chivo. Regreso a Tresabuela.

Comimos en Lombraña en el Corral de Lombraña.  Muy bien.

Recorrido:  nivel medio.  16 km. 5 horas y media.

Montañeros:  Alberto, Otto, Luis, Teo H. Fernando y Teo Bus.

   “Sensaciones”

Es la cuenca de Tresabuela. Caminamos entre campos verdes con manchas de setales, camperas, bosques de hayas, abedules, tejos y acebos.

Hemos alcanzado altura y ahí está la pared vertical del Pico Peñalabra. En su base extrema se eleva el monolítico “Moai” labrado por la técnica natural del agua y el viento. Es un rostro gigante de piedra, es arte escultórico producto de la erosión, rostro viviente que vigila y trasmite magia y fantasía al valle de los purriegos.

Miles de acebos, drupas de intenso color rojo reluciente, huellas de oso, venados que saltan, pequeñas cascadas. De la montaña baja el arroyo y escuchas el golpeo sonoro del agua sobre la roca.

. Arriba Pico Tresmares, la Fuente del Chivo. Cruzamos terrenos engorrosos, no hay riesgo alguno y te vas recreando al contemplar la belleza de este estrecho valle cántabro.

La percepción de los sentidos hace vibrar los espacios, la luz y ocurre que, sobre la hierba verde de la ladera, con su cola de novia larga, con su figura sensual de formas caprichosas, aparece transformada la mujer hermosa de la que habla la leyenda. No es un vulgar vegetal, es la bella mujer que por la noche, toma vida y se desplaza cantando por la cuenca de Tresabuela.

Y regresamos al pueblo y la yeguada deja de pacer y juntos yeguas de pura raza, los caballos y los potros nos observan.

Hemos alcanzado altura y ahí está la pared vertical del Pico Peñalabra. En su base extrema se eleva el monolítico “Moai” labrado por la técnica natural del agua y el viento. Es un rostro gigante de piedra, es arte escultórico producto de la erosión, rostro viviente que vigila y trasmite magia y fantasía al valle de los purriegos.

La percepción de los sentidos hace vibrar los espacios, la luz y ocurre que, sobre la hierba verde de la ladera, con su cola de novia larga, con su figura sensual de formas caprichosas, aparece transformada la mujer hermosa de la que habla la leyenda. No es un vulgar vegetal, es la bella mujer que por la noche, toma vida y se desplaza cantando por la cuenca de Tresabuela.

 Huellas de oso, 

Cruzamos terrenos engorrosos, no hay riesgo alguno

Miles de acebos, drupas de intenso color rojo reluciente,

Y regresamos al pueblo y la yeguada deja de pacer y juntos yeguas de pura raza, los caballos y los potros nos observan.

 Arriba Pico Tresmares, la Fuente del Chivo

 Y te vas recreando al contemplar la belleza de este estrecho valle cántabro.

Venados que saltan, 

En lo alto un compañero, y a la izquierda de la roca otro "cara"


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: