Sensaciones en la cima... Teodoro Bustamante

Peña Prieta Norte por Pineda-Tres provincias-El Infierno (Montaña Palentina y Cántabra)


 Norte 2.539 m (Por Pineda) 


Tres Provincias 2.497 m.

 Pico el Infierno 2537 m. (La Peña Prieta palentina)

-Montaña palentina  y Cántabra-

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

06 de septiembre de 2016



Recorrido:

  Cervera de Pisuerga, Resoba de Santibáñez. En principio,. recorrido en dos todoterrenos – de Otto y Luis- al Valle de Pineda. Cruzamos el rio Arauz, Correcaballos (donde está el chozo de Vicente 90 años amigo de Otto, al que visitamos) Campera de Vega los Cantos, Matapiojos, ya andando al alto de los Puertos de Riofrío. Alto Altares chozo del Portillo y cogimos la senda como cuando se viene de San Glorio, cresteamos por los Altos del Cubil de Can, Tres Provincias, Peña Prieta, Pico el Infierno y bajamos por la pedrera a la Laguna de Fuentes Carrionas donde comimos y hubo siesta.

Bueno, el detalle del recorrido, sus nombres pueden estar alguno erróneo, uf, no soy experto.

Es una marcha para tener una pequeña preparación física y una gran ilusión por la montaña, por la naturaleza.

Recorrimos 19 km.

Montañeros:  Manolo, Fernando, Alberto, Luis, Guillermo, Otto, Jesús y Teo.



Ahí está la imponente cara norte de Peña Prieta. Sobrecoge el color oscuro de su roca, los conglomerados, y admiras desde la distancia a esta maravilla de montaña.

Son las cimas del silencio que te permiten percibir, sentir, contemplar y emocionar. 

 Y allí estaba la imagen verde del galgo con sus estiradas patas traseras y delanteras 




 “Sensaciones”



Peña Prieta Norte 2.539 m (Por Pineda) Tres Provincias 2.497 m.

 Pico el Infierno 2537 m. (La Peña Prieta palentina)

-Montaña palentina y Cántabra –


Peña Prieta, Tres Provincias, el Pico El Infierno son montañas que ocultan fantásticos secretos y que vas descubriendo poco a poco. Son las cimas del silencio que te permiten percibir, sentir, contemplar y emocionar. Es algo salvaje, que a la vez que inquieta, trasmite bienestar. Son los techos de este espacio natural compartido con la Vega de Liébana y Fuentes Carrionas y está reservado para esos privilegiados que tienen la osadía de ascenderles.

Recorres vegas extensas del Valle de Pineda, disfrutas del golpeo del agua glaciar del Rio Carrión y el Arauz. En la Vega de Correcaballos, visitas al simpático y amigo Vicente, que con sus noventa años. comparte sus abundantes conocimientos de la montaña. Pasas el “estrecho”, La Vega de los Cantos. A lo lejos y arriba contemplas los escalones del Ves, atractivas cascadas en invierno. Superas repechos, alanzas puertos y ahí está la imponente cara norte de Peña Prieta. Sobrecoge el color oscuro de su roca, los conglomerados, y admiras desde la distancia a esta maravilla de montaña. Ahora sí, con más ilusión, salvas ásperos pedregales, trepas por un montón de piedras. El sol brilla, calienta, pero una corriente de aire puro, lo refrigera, lo contrarresta.

Contemplas al ave carroñera, los buitres volando entre los picos. Murallas de rocas, farallones.  Y ves el curso de la naturaleza, como parte de la montaña se desmorona en un entorno hostil y desolado. Las vacas que sestean y los pastizales amarillentos por la sequedad del verano. Ya nos decía Vicente, si llueve y tiene que llover, esto se convierte en un vergel para el ganado.

No hay asfalto, ni móvil, ni noticias. Has dejado la cima y haces un descenso por la pindia pedrera a la Laguna glaciar de Fuentes Carrionas. Te refrescas en sus aguas, comes a la orilla del lago superior, y en el lago inferior asistes al nacimiento de Río Carrión.

Y caminas de regreso y Manolo encuentra las rocas hueveras y más adelante la roca con sus huevos. Y en el suelo del sendero falta el triangulito de piedra y el triangulito desaparecido apareció más adelante escondido entre numerosas piedras. Y allí estaba la imagen verde del galgo con sus estiradas patas traseras y delanteras y la imagen del oso panda que desde la pared no nos quita ojo.  Y vimos en el cielo a unos que se besaban y cómo la imagen de la viejita les observa con nostalgia.

Eran las ocho de la mañana en la gasolinera de Cervera, son las nueve de la noche cuando llegamos a nuestro refugio cervecero, el del digestónico de la “cascarita” en Cervera. Y hubo celebración, Fernando cumplía cuarenta años…



                                            Iniciamos el camino por el Valle de Pineda

 Habíamos cruzado con el todoterreno  el río Arauz en el Valle de Pineda, ahora pasamos Riofrío. ¿?

                                               Y se pregunta, allí tenemos que subir ?

                  Fantástica Peña Prieta

Si, aquí haya que subir, a Peña Prieta.

 Muy original el chozo

Cada vez que la miramos, nos entusiama su piedra oscura, su majestuosidad

Un precioso paisaje, al fondo Picos de Europa

Ya nos vamos acercando

Peña Altares

Esta es la senda que cogen también los que vienen de San Glorio para subir a Peña Prieta.

Valles fantásticos

Altos del Cubil de Can

Pequeña contemplación del paisaje

Poco a poco vamos cogiendo altura

Hay algún momento que hay que esforzarse un poco más y trepas entre las rocas.

Ya se pasó la pequeña dificultad de la roca.

Ahora sí, con más ilusión, salvas ásperos pedregales, trepas por un montón de piedras

A crestear por las alturas.

Este sendero de piedras es cómodo.

La Ahujas  de Cardaño

Y en el suelo del sendero falta el triangulito de piedra y el triangulito desaparecido apareció más adelante escondido entre numerosas piedras.

Por fín encontramos el triangulito

Lago Peña Prieta

Cima de Tres Provincias  2.497m

Descendemos de Tres Provincias, huyendo  de las hormigas voladoras.

Hay que subir a Peña Prieta

Alguna parada

Maravilloso paisaje, acercándonos a Peña Prieta

Y en la cima, había un chico del athletic de bilbao

Al fondo  la Laguna de Peña Prieta

Y como cresteaba para ir ¡ al Infierno !

Y no había fuego en la cima del Infierno

Detalle original de una roca

Se bajó al Lago Fuentes Carrionas por la pedrera

Habíamos comido y se habló algo de la costumbre española, pero la sombra?

Aguas del Lago de Fuentes Carrionas.

Y había un oso panda vigilándonos ¿?

Nacimiento del Río Carrión

Y había también un galgo con sus patas delanteras y traseras estiradas  ¿?

Pues parecía original la piedrecita

Manolo decía que era una huevera ¿?

Encontramos los huevos más adelante  ¿?

Y  mientras tanto ellos se besaban  había amor o tal vez afecto  ¿?

Cuidado, que la viejecita les  está observando  ¿?

En el chozo de Vicente.

El famoso Vicente de 90 años amigo de Otto y de todos los que quieren acercarse.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: