Sensaciones en la cima... Teodoro Bustamante

EL BARRANCO DE LOS VALLES DE LA PEÑA- PICO REBANAL 1.865 M. MONTAÑA PALENTINA

 

 

 

 EL BARRANCO DE LOS VALLES

 

Pico Rebanal 1.835 m

 

ASCENSO POR VELILLA DE LA PEÑA

 

13/05/2012

 

SENSACIONES EN LA CIMA

 

 Zona Parque Fuentes Carrionas (Palencia) ESPAÑA

 

Ponemos ESPAÑA en honor a los muchos visitantes a nuestro blog de los países  sudamericanos, desde aquí un saludo.

 

Ruta fácil para dar un paseo. Desde Cervera en coche hasta el pueblo de Velilla de la Peña donde iniciamos la marcha por la parte sur.

 

15 km

 

CLUB DE PESCA Y MONTAÑA RIVERA-PISUERGA-CERVERA DE PISUERGA-

 

Seis grandes  montañeros

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba15.jpg

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba14.jpg 

 

Al descender, a media falda de la montaña, divisamos en medio de una corraleta una curiosa choza. Sorprende su estructura, su originalidad, forma circular. Su base de piedra, un entramado de largos palos para acabar en forma cónica, una protección de escobas en su cubierta sin llegar a tapar lo más alto. Desde su interior, la vista de una tela de araña, un rosetón de catedral.

 

 

 

 

EL BARRANCO DE LOS VALLES

Ascenso al Pico Rebanal 1.835 m.

 

  Desde el inicio de la marcha  el  sol  calienta con alegría  y hace que pronto nos despojemos de nuestras prendas más pesadas.  Día luminoso, al fondo una atractiva niebla tenue cubre de blanco fragmentado las montañas creando un espectáculo fantástico.

En nuestro descenso, el azar nos conduce al “barranco de los valles”. Entre grandes roquedales descubrimos un paisaje abrupto, de piedras húmedas engañosas, de zarzas que cortan el camino, callejón tortuoso. Antes de entrar, echamos mano de la prudencia, escudo eficaz para dimensionar los pequeños riesgos, queremos evitar la trampa de tener que desandar lo recorrido. Gelo apasionado, hombre recio da el primer paso, explora, se adentra con decisión, alza sus brazos, arenga a los montañeros, no hay gran dificultad, los desniveles no son bruscos. En ocasiones tiramos los bastones, apoyamos las posaderas sobre la roca, nuestras manos amarran las piedras laterales, un buen salto y vamos avanzando. Conforme nos adentramos, la intensidad del sol se va apagando, en ocasiones se transforma en una sombra oscura ocasionada por los altos farallones. Llegamos a un cortado, tal vez un poco complicado, cautela, nos desviamos, subimos por la pared lateral hasta alcanzar lo más alto para bajar de nuevo y continuar el camino por el barranco que tanto nos entusiasma. El  “montañero” simula morder la mandíbula de un animal. Se ha terminado el recorrido. Al fondo una cascada de colores produce los diferentes árboles escalonados. Un prado muy verde, la burra con su pollino, caballos de larga melena blanca.

Habíamos salido  a las 8:30 de la mañana del pueblo de Velilla de la Peña, que antes se llamaba Velilla de Tarilonte. Su iglesia románica recién restaurada, con sus diferentes alturas, llama nuestra atención. Continuamos por un camino suave, sin dificultad. Ya en lo más alto un paso entre rocas alargadas rompe la rutina del camino. Una de sus rocas es majestuosa, es “el espíritu del valle”, encarnado, el dedo de su mano derecha se recrea señalando al majestuoso Pico Espigüete. En la cima de los roqueros los ciervos nos contemplan. Ya en la cima del pico Rebanal, “el montañero” se sienta en la roca del precipicio entre la niebla y contempla las nieves blancas fragmentadas de la Peña Redonda.

Al descender, a media falda de la montaña, divisamos en medio de una corraleta una curiosa choza. Sorprende su estructura, su originalidad, forma circular. Su base de piedra, un entramado de largos palos para acabar en forma cónica, una protección de escobas en su cubierta sin llegar a tapar lo más alto. Desde su interior, la vista de una tela de araña, un rosetón de catedral. Aprovechamos para un tentempié frugal, sobrio a no ser por la tarta de Maripaz, del chorizo, el jamón y el rioja de Gelo que al fin nos dio fuerzas para cruzar el barranco del valle sin dificultad.

Ya estamos en el Bar de Velilla de la Peña unos torreznos crujientes de chuparse los dedos.

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba10.jpg 

 

Ya en la cima del pico Rebanal, “el montañero” se sienta en la roca del precipicio entre la niebla y contempla las nieves blancas fragmentadas de la Peña Redonda.

 

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba1.jpg 

 

Día luminoso, al fondo una atractiva niebla tenue cubre de blanco fragmentado las montañas creando un espectáculo fantástico.

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba2.jpg 

 

Una de sus rocas es majestuosa, es “el espíritu del valle”, encarnado, el dedo de su mano derecha se recrea señalando al majestuoso Pico Espigüete

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/BA34.JPG 

Ya en lo más alto un paso entre rocas alargadas rompe la rutina del camino.

 

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba4.jpg 

 

La otra cara de la Peña Redonda.

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba5.jpg 

 

Al fondo el Pico Espigüete.

 

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba7.jpg 

 

Al fondo una atractiva niebla tenue cubre de blanco fragmentado las montañas creando un espectáculo fantástico.

 

 

 

 http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba18.jpg

 

 

En la cima de los roqueros los ciervos nos contemplan

 

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba8.jpg 

 

Peña Redonda

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba19.jpg 

 

nuestras manos amarran las piedras laterales, un buen salto y vamos avanzando.

 

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba20.jpg 

 

Antes de entrar, echamos mano de la prudencia, escudo eficaz para dimensionar los pequeños riesgos, queremos evitar la trampa de tener que desandar lo recorrido.

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba22.jpg 

 No entusiasman estos pasos, no son de gran dificultad

 

 

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba23.jpg 

 El  “montañero” simula morder la mandíbula de un animal.

 

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba24.jpg 

 

En ocasiones tiramos los bastones, apoyamos las posaderas sobre la roca, nuestras manos amarran las piedras laterales, un buen salto y vamos avanzando. 

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba25.jpg 

 

 Llegamos a un cortado, tal vez un poco complicado, cautela, nos desviamos, subimos por la pared lateral hasta alcanzar lo más alto para bajar de nuevo y continuar el camino por el barranco que tanto nos entusiasma

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba26.jpg 

 

un paisaje abrupto, de piedras húmedas engañosas, de zarzas que cortan el camino,

 

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba27.jpg 

 

 

Se colocan las manos en las paredes laterales, un saltito y a continuar

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba29.jpg 

 

 Un prado muy verde, la burrita con su pollino-

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba30.jpg 

 Caballos de larga melena blanca

 

 

 

 

 

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba32.jpg  

 

Su iglesia románica recién restaurada, con sus diferentes alturas, llama nuestra atención

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba28.jpg 

 

 

Al fondo una cascada de colores produce los diferentes árboles escalonados.

 

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba12.jpg 

 

Cima Peña Rebanal

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba13.jpg 

 

El prisionero

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba15.jpg 

 

Desde su interior, la vista de una tela de araña, un rosetón de catedral.

 

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba17.jpg 

 

Muy formalitos ellos.

 

 

 http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/img/ba31.jpg

 

 

 Velilla de la Peña

 

SI QUIERES VER TODOS LOS TEMAS DEL BLOG PINCHA AQUI

 

  

http://sensacionesenlacima.blogdiario.com/atom.xml

 

Comentarios

Pedro, disculpa no había visto tu escrito. Como te comenté los viernes nos juntamos sobre la 9 en el Bar de Manolo y decidimos a donde vamos, por lo que si apareces por allí, serás bien recibido. Teo

Bonitas rutas.Nos vemos pronto.678414070

Bonita ruta para comenzar la temporada estival de montaña. Un saludo.

Josi, a mi también me gustan mucho todas aquellas montañas a las que la niebla la rodea dejando parte de la cima al descubieto, es mi debilidad. Teo

Pues si Wayne es una ruta bonita y divertida y fácil de hacer. Un saludo

Añadir un Comentario: