Sensaciones en la cima... Teodoro Bustamante

Montaña palentina

Montaña Palentina y otras de Castilla y león y Cantabria. Sensaciones y experiencias en la montaña.

Celaada de Roblecedo- Mirador del Aguila- Chozo de las Traviesas- 1.834 m. Montaña Palentina

Escrito por sensacionesenlacima 25-03-2017 en montaña palentina. Comentarios (0)

El Mirador de la Peña del Aguila

Chozo de las Traviesas 1.834 m.

Paseíto “paisanero".

 Palabro de nuestro amigo Manolo  

   

-Montaña palentina –

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

“San martes”

21 de marzo de 2017

Recorrido:

  Punto de partida, pueblo de Celada de Roblecedo. Queríamos subir a la Peña Tejedo,, guiaados por Otto, donde íbamos a tener unas vistas extraordinarias, pero la climatología y sobre todo la falta de visibilidad abortó nuestro proyecto. y ascendimos hasta el Chozo de las Traviesas 1.834 m. llamado también “El corpus”. Pasamos por minas pernianas abandonadas, bosques de robles de ensueño y sobre todo la belleza del mirador desde donde se contemplaba La Peña del Águila. Lo pasmos bien.

Incidencias:  Un menú de degustación en el Restaurante la Taba de San Salvador de Cantalamunda de infarto.

1. Fuente de cecina

2. Fuente de lentejas

3. Fuente de doradas

4. Fuente de pollo guisado

5. Fuente de lengua rebozada.

6. Postre tarta

7. Cafés y chupitos

Recorrido fácil.  11 km.

Montañeros:  Manolo, Alberto, Luis, Jesús, Otto y Teo.



   “Sensaciones”

 El pequeño pueblo de Celada de Roblecedo está integrado en la misma naturaleza de la montaña palentina. Desde él partimos. Bajo los paraguas de colores, ascendemos por un camino de suave pendiente.

Nos internarnos en el campo vibratorio del bosque centenario. Un chozo coqueto, quietud, misterio. Ahí está, el de los pelos asustadizo, el roble de los brazos largos. Observas y escuchas, oyes hablar a los robles en un lenguaje de silencio.

Hay olor a campo. Se va apagando la iluminación, y caminas bajo el cielo oscurecido por los abundantes copos de nieve que van cayendo, El suelo se va tiñendo de blanco.

No se cambia el plan por la climatología adversa. Un mirador. Es la Peña del Águila, con sus paredes, con muros, con farallones, con murallas de rocas. Hay una calma regeneradora de bienestar al contemplar este paisaje singular de gran belleza.



Ahí está, el de los pelos asustadizo, el roble de los brazos largos. 

Un mirador. Es la Peña del Águila, con sus paredes, con muros, con farallones, con murallas de rocas.

Nos internarnos en el campo vibratorio del bosque centenario

Un chozo coqueto, quietud, misterio. 

 Bajo los paraguas de colores, ascendemos por un camino de suave pendiente.

El suelo se va tiñendo de blanco.


Los chozos del circo de Valdenievas- Montaña Palentina.

Escrito por sensacionesenlacima 04-03-2017 en montaña palentina. Comentarios (0)


Los chozos del circo de Valdenievas

Paseíto “paisanero" Palabro de nuestro amigo Manolo 

   

-Montaña palentina –

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

“San martes”

28 de febrero de 2017

Recorrido:

  Punto de partida, pueblo de Vidrieros. Tomamos el camino de Valdenievas. A la derecha dejamos el senderoo por donde se asciende al Curavacas. Vamos ganando altura hasta llegar alchozo de Piedrahita. Bajamos por el mismo camino y tomamos la senda de la izquierda.Chozo de las Campizuelas. Seguimos ascendiendo hasta llegar alchozo de Postil de Soña. Arriba el Alto de  Curruquilla. Aprovechamos para contemplar varias pequeñas cascadas del arroyo de Postil de Soña. Vuelta a Vidrieros.

Incidencias:Lluvia, agua nieve, viento, pero al final salió el sol.

                 No llevé la máquina de fotos y sacamos alguna foto y video con el móvil.

                Muy buenas "sensaciones" gastronómicas. Como siempre buena profesionalidad y muy bien atendidos en el Mesón el Molino de Vidrieros.

Recorrido fácil.  14 km.

Montañeros:  Manolo, Alberto, Luis, y Teo.

Mira, allá al fondo se entrevé algo sorprendente. Parece ser un buque encallado, medio hundido y atrapado por el hielo. 


“Sensaciones”


 Cielos nubosos, lluvia, viento, día de perros. Caminamos, no se mira hacia atrás. ¿Quién ha dicho que no hay estímulo y motivación para disfrutar del día? La experiencia no se aprende, se vive.

Ya estamos en lo más alto de la majada de Piedrahita. Ventisca, chubascos, agua nieve.

Un chozo, rocas desnudas, canchales cubiertos de nieve, sorprendentes peñascos engendrados por la erosión.

Silencio. Una mirada desde el chozo. Mira, allá al fondo se entrevé algo sorprendente. Parece ser un buque encallado, medio hundido y atrapado por el hielo. La nave está inclinada, se está desguazando. Ahí está. Tal vez hubo una gran tormenta, vientos huracanados y se quedó atrapada entre el hielo. No está en nuestras manos su rescate, es una catástrofe, quizás no es real y sea fruto de nuestra imaginación.

 La lluvia es débil, hay luz, el sol empieza a brillar. Estamos descendiendo y a la izquierda tomamos la senda que apunta al Alto de la Curruquilla. Ahí está el chozo de las Campizuelas y más arriba el lujoso refugio de Postil de Soña. En los tramos de los arroyos de Valdenievas y Postil de Soña el agua baja torrencial creando un espacio sonoro. Se han creado pequeñas cascadas, el agua espumosa se desparrama y choca con una tranquila violencia sobre la roca. Aparece un cuenco, el agua se mueve en circular, es bello contemplar la naturaleza.

Por fin, el espacio gastronómico. Nuestros intranquilos estómagos se apaciguan, son calmados y dulcificados por estos grandes profesionales de El Mesón el Molino de Vidrieros. Estupendas "sensaciones".



El chozo de Pidrahita.

Aparece un cuenco, el agua se mueve en circular, es bello contemplar la naturaleza

Se han creado pequeñas cascadas

El chozo de Pidrahita.

Ventisca, chubascos, agua nieve.

El agua espumosa se desparrama y choca con una tranquila violencia sobre la roca. 

.

 El chozo de las Campizuelas

Interior de el lujoso refugio de Postil de Soña.

El lujoso refugio de Postil de Soña.


Vado-Peña Umoma-Calderamo- " Montaña Palentina"

Escrito por sensacionesenlacima 24-02-2017 en montaña palentina. Comentarios (0)


         

     Vado-Peña Umoma-Calderamo

Paseíto “paisanero".

                       Palabro de nuestro amigo Manolo              

-Montaña palentina –

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

“San martes”

21 de febrero de 2017

Recorrido circular:

  Punto de partida, pueblo de Vado, muy cerquita de Cervera. Tomamos el camino señalizado hacia Dehesa de Montejo. Nos acercamos al manantial de Peña Umoma, apenas salía agua. Subimos a la Peña Umoma, unas vistas fantásticas y nos dirigimos a Calderamo “las antenas”. Regresamos a Vado.

Recorrimos 13 km.

Montañeros:  Manolo, Jesús, Luis, Otto y Teo.


No sé su nombre, es un árbol, está sólo, abandonado, ni sombra dan sus ramas, deshojado.


   “Sensaciones”


 No sé su nombre, es un árbol, está sólo, abandonado, ni sombra dan sus ramas, deshojado.

Sin embargo, está ahí, en lo más alto, majestuoso, elegante, de ramas fibrosas, expresivas. En su soledad, sueña con alcanzar el cielo azul y contempla con placer, allá a lo lejos, las manchas de pinceladas blancas de nuestra montaña.

Hemos caminado bajo el ramaje de las encinas, atrás hemos dejado senderos, y nos hemos acercado al manadero de la Peña Umoma. Pequeña decepción, estaba casi seco.

Nos dejamos llevar por "sensaciones." Un paisaje natural, sencillo, de colores verdes, marrones, amarillos.

Fascinan las formas arquitectónicas de la Peña Umoma, hay placer al caminar sin decibelios que molesten, no hay estrés. Cuando hay que trepar sobre la roca, te esfuerzas y valoras esta actividad de ocio saludable en el que únicamente pretendemos pasarlo bien.

Hay luminosidad, un sol espléndido. Sorprende que no haya invierno, y que no haya lluvia en este mes de febrero.

Llegamos a Calderamo.

Calderamo es una colina con vistas espectaculares, es un espacio natural solo roto por unas altísimas antenas, pero hay que aceptarlo. queremos tecnología y hay que soportar las consecuencias.



Nos hemos acercado al manadero de la Peña Umoma. Pequeña decepción, estaba casi seco.

Un paisaje natural, sencillo, de colores verdes, marrones, amarillos.

Cuando hay que trepar sobre la roca, te esfuerzas y valoras esta actividad de ocio saludable en el que únicamente pretendemos pasarlo bien.


Curavacas al fondo, pueblo de Cervera

Contemplas con placer, allá a lo lejos, las manchas de pinceladas blancas de nuestra montaña.

Cervera de Pisuerga en un paisaje natural fantástico.



Paseíto “paisanero". Pretexto : “los pilones”. " El roble que engulló a la piedra" Montaña palentina

Escrito por sensacionesenlacima 05-02-2017 en montaña palentina. Comentarios (0)


Paseíto “paisanero".

Pretexto : “los pilones”. " El roble que engulló a la piedra"

Título de nuestro amigo Manolo 

   

-Montaña palentina -

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

“San martes”

31 de enero de 2017

Recorrido circular:

  Punto de partida, la Gasolinera de Cervera. Se asciende entre las casas al pinar de la colina conocida como “Castillo”. Sendas, paneles de información, panorámica. Dirección al Parador por Barderas 1º pilón y así hasta ocho pilones que no fotografié porque creía que no iba hacer el reportaje. Pero resultó que en el término “Valle” encontramos el “roble que comía rocas”, lo conocía Manolo y ahí comenzó mi perdición de fotos. Llegamos a la presa del pantano de Ruesga y caminamos a media ladera del pico Almonga hasta salir por la orilla del río Ribera a la Cruz Roja. Una marcha muy relajante.

Recorrimos 11 km.

Montañeros:  Manolo, Alberto, Luis, Otto y Teo.

“El roble que engulló a la piedra”.

   “Sensaciones”

 Sensaciones de espacio, bosques, silencio.  Es el robledal “el valle”. Nos acercamos sigilosos como si de un animal huidizo se tratara. No, es una creación artística de la naturaleza, es “el roble que engulló a la piedra”. El GPS cerebral de Manolo lo tiene localizado, ahí está en la ladera entre muchos robles. La roca destroza sus entrañas, el roble angustiado no la suelta, contrae sus músculos, la redondeada piedra queda atrapada. ¿Liberamos al roble, a la roca? No, respeto, es otra forma de vida. Es obra sabia, maestra de la naturaleza.

Y sigues caminando y percibes las sensaciones que trasmiten las aguas del pantano. Agua helada, serena, agua violenta, enfurecida.  El viento se asocia, crea olas destructoras que golpean con fuerza, con afán de acelerar la destrucción de la pacífica agua helada.

Cruzamos la ribera boscosa del río Ribera, percibes sonoridad, el agua choca contra las rocas. Un verde musgo junto al río, una hoja seca, un árbol con sus raíces aéreas extendidas sobre el agua, ¿sobrevivirá? Al menos toma agua a la carta.

En lo alto, un edificio con toques azules abandonado. Lo que fue, lo que es, lo que será.

Bajo la nieve del Peña Labra, el atractivo y grandioso Parador de Cervera. 

Percibes las sensaciones que trasmiten las aguas del pantano

Agua helada, serena, agua violenta, enfurecida

Un árbol con sus raíces aéreas extendidas sobre el agua

El GPS cerebral de Manolo lo tiene localizado, ahí está en la ladera entre muchos robles.

Mirada con ojos limpios, la hoja seca también es bella.

Un verde musgo junto al río

Bajo la nieve del Peña Labra, el atractivo y grandioso Parador de Cervera. 

En lo alto, un edificio con toques azules abandonado. Lo que fue, lo que es, lo que será.



Cordel de las Peñas de Verdeña- La Pernía- Montaña Palentina.

Escrito por sensacionesenlacima 27-01-2017 en montaña palentina. Comentarios (0)


Cordel de las Peñas de Verdeña.

Paseíto “paisanero".

Título de nuestro amigo Manolo 

   

-Montaña palentina -

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)

“Sensaciones en la cima”

“San martes”

24 de enero de 2017

Recorrido circular:

    Tomamos la pista que está junto a la “Planta embotelladora de agua de Lebanza “de San Salvador de Cantamuda.

Ascendemos al Alto Devasas y cresteamos hasta el “Oterillo”. Pasamos sobre las rocas de un fantástico y largo  " cordel" que desconocíamos. Disfrutamos de unas vistas maravillosas. Peña Labra, Peñavismo, Tres mares, Cuchillón ….

Pasamos La Espina, llegamos a la Peña Tremaya, Matacastillos y de nuevo la embotelladora de Lebanza. Y por supuesto a comer a “La venta Pepín”. Terrible.

Recorrimos 10 km.

Montañeros:  Manolo, Alberto, Jesús y Teo.

Que envidia, ascender a Peña Labra. Habrá que conformarse con contemplarla.

Un espectacular manto nivoso, una explosión del color blanco de la nieve provoca admiración.

Según ibas avanzando, más disfrutabas.

   

“Sensaciones”

 Con tus amigos y tu mochila caminas con la vista puesta en el “Cordel de las Peñas de Verdeña., Es un espacio familiar, cercano, a la vez desconocido.

Habíamos iniciado la marcha a un ritmo calmado, pero firme, disfrutando del paisaje, de la naturaleza, No hay prisas, ni competitividad, el tiempo no es importante para nosotros.

Avanzas y asciendes, coronas y alcanzas lo más alto del “Alto Devasas” y pasas a la pequeña cima del “Oterillo”, te recreas, trepas sin dificultad sobre las rocas a lo largo del cordel, encuentras pequeñas satisfacciones, percibes y sientes el contacto con la piedra, con la nieve en el horizonte. Estas pequeñas cumbres que pateamos parecen mágicas, llenas de secretos insignificantes que te sorprenden.

Frente a nosotros el cordal de Peñalabra, Tres Mares, Cuchillón… que en otras ocasiones hemos recorrido y disfrutado. Hoy día sin niebla, de cielo azul, parece que las tocas, que las tienes ahí, son montañas de postal. Un espectacular manto nivoso, una explosión del color blanco de la nieve provoca admiración. Vives con intensidad y observas que la nieve acentúa la belleza de estas cumbres, retienes este espectáculo visual en tu retina y fotografías esta fantasía real de la naturaleza para compartirla.

 Bajas por laderas, cruzas bosques llenos de vida, atrás ha quedado Peña Tremaya.

Había mucha nieve en el Pico Tresmares.

Percibes y sientes el contacto con la piedra, con la nieve en el horizonte. 

Estas pequeñas cumbres que pateamos parecen mágicas, llenas de secretos insignificantes que te sorprenden.

Trepas sin dificultad sobre las rocas a lo largo del cordel, encuentras pequeñas satisfacciones

Sobre las rocas de este atractivo "cordel"

Con tus amigos y tu mochila caminas con la vista puesta en el “Cordel de las Peñas de Verdeña., Es un espacio familiar, cercano, a la vez desconocido.

Al fondo, con su cara oscura, había uno que estaba sesteando.

Pisar sobre la roca  del cordel y avanzar era toda una satisfacción.

 Hoy día sin niebla, de cielo azul, parece que las tocas, que las tienes ahí, son montañas de postal

Peña Tremaya y el "chalecito" del cura.

Busca las tres caras ¿?

Vista de Peñalabra desde "La Venta Pepín"